¿Te estas planteando un ERTE? Déjanos ayudarte

La emergencia sanitaria que estamos viviendo con motivo de la Pandemia del COVID-19 tiene múltiples consecuencias, entre las cuales podemos mencionar los efectos que la misma tendrá sobre la situación financiera de las distintas empresas cuya actividad se vea afectada con motivo de las medidas anunciadas por parte de la Administración para reducir los contagios por Coronavirus.



Entre otras medidas con las que cuentan las empresas para paliar estos efectos económicos, y en el marco del recientemente anunciado “Estado de Alarma”, cobra vital importancia la figura del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Desde IVC queremos informaros cuáles son las principales implicaciones de este procedimiento, sin perjuicio de que nos encontramos a la espera de un pronunciamiento por parte de las autoridades competentes para definir el procedimiento que deberán seguir las empresas para interponerlo, pues es posible que el antes mencionado Estado de Alarma pueda ser el fundamento de una causa de “Fuerza Mayor” que simplifique la tramitación de los expedientes.


Nuestro equipo de Client Management le contactará con la mayor celeridad posible para evaluar su situación particular y plantear la necesidad de cualquier acción extraordinaria que requiera de nuestro asesoramiento.


En caso de que necesiten urgentemente nuestra ayuda, o tengan alguna pregunta en relación con el presente, por favor no duden en contactar a nuestro equipo de Client Management (Cristina Hernández (+34) 678 46 43 66 / Gisleno Castro (+34) 670 268 533)

¿QUÉ ES UN EXPEDIENTE DE REGULACIÓN TEMPORAL DE EMPLEO (ERTE)?

El ERTE es una autorización temporal mediante la cual una empresa puede: i) suspender uno o varios contratos de trabajo, o ii) reducir la jornada laboral, atendiendo a lo establecido en los artículos 47 y 51 del Estatuto de los Trabajadores.


La reducción de jornada es una disminución temporal entre un 10% y un 70% de la jornada de trabajo. Se puede aplicar la reducción sobre la jornada diaria, semanal, mensual o anual. Durante el periodo de reducción de jornada no podrán realizarse horas extraordinarias, salvo fuerza mayor.


¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE UN ERTE?

Las causas son de múltiple índole: i) técnicas (ej. cambios en los métodos de producción), ii) organizativas (ej. cambios en los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción), iii) productivas (ej. variaciones en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende comercializar), iv) económicas que pongan en riesgo la viabilidad de la empresa (ej. existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas.), y/o v) fuerza mayor (ej. catástrofes naturales y otras imprevisibles e inevitables, como una epidemia).


En el caso del “Estado de Alarma” decretado el día 14 de marzo de 2020, se presume que podríamos estar ante una circunstancia de fuerza mayor ocasionada por las medidas implementadas para detener la propagación de la Pandemia del COVID-19 (Coronavirus).


¿CUÁL ES LA DURACIÓN DEL ERTE?

A diferencia de los ERE, los ERTE son en esencia una medida de carácter temporal. Los ERTE no son extintivos de la relación laboral ni definitivos, lo que implica que al finalizar la temporalidad de las causas que lo originaron, se restablece la relación laboral.

No se establece un plazo mínimo de duración de un ERTE. Por su carácter temporal, uno de los pasos fundamentales es determinar por cuánto tiempo se prolongará el mismo.


¿QUÉ EMPRESAS PUEDEN APLICAR UN ERTE?

Cualquier empresa puede aplicar un ERTE, independientemente de su dimensión.


¿CUÁL ES EL IMPACTO ECONÓMICO QUE GENERA UN ERTE?

Durante el lapso de vigencia de un ERTE, la empresa no tiene la obligación de satisfacer los sueldos de los trabajadores afectados por la medida, ni de satisfacer indemnizaciones. No obstante, si está obligada a aportar las cotizaciones de la seguridad social respecto de la cuota empresarial.


Dentro de dicho lapso, el empleador tampoco tendrá que abonar el resto de los complementos como pagas extra o vacaciones.


Durante el tiempo que dure el ERTE la empresa podrá bonificarse la mitad de las cuotas a la Seguridad Social por contingencias comunes durante un máximo de 240 días por trabajador.


¿PUEDEN LOS TRABAJADORES INVOCAR EL DERECHO DE PRESTACIÓN A DESEMPLEO?

Durante el plazo en que se mantenga vigente la excepcionalidad de la medida, los trabajadores afectados por la misma podrán solicitar la prestación por desempleo en los casos que proceda el nacimiento de dicho de derecho: i) haber cotizado al menos un periodo de 360 días dentro de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo y no haber utilizado las cotizaciones de ese periodo para una prestación anterior, ii) o no tener rentas superiores al 75% del salario mínimo vigente.


¿CUÁL ES EL PROCEDIMIENTO PARA INVOCAR UN ERTE?

El procedimiento lo inicia el empresario interesado o los trabajadores a través de sus representantes legales (si se presumiera que la no incoación del mismo por el empresario pudiera ocasionarles perjuicio de imposible o difícil reparación)

El ERTE se tramita ante la Autoridad Laboral competente, siguiendo los siguientes pasos cuando el mismo proviene de la existencia de fuerza mayor:

  • Solicitud de la empresa de la aprobación del expediente, acompañando los medios de prueba que estime necesarios.

  • Comunicación a los representantes legales de los trabajadores de tal actuación.

  • Acuerdo de nombramiento de representantes de los trabajadores, cuando no hay representantes.

  • Acta de inicio de negociación y acta de acuerdo en el mismo documento.

  • Resolución de la Autoridad Laboral del expediente.

Actualmente se prevé la simplificación de los trámites relacionados con este procedimiento, y se espera que el expediente se pueda iniciar con requisitos mínimos de documentación, subsanando más adelante aquellos adicionales que se estimen pertinentes.

Asimismo es importante mencionar que, dependiendo de la actividad de la empresa, entendemos que podrá ser más sencillo justificar la fuerza mayor o la vinculación de dicha actividad con el Estado de Alarma.

Inscríbete en Insights