Sal de España con garantías- Crédito documentario de exportación

Actualizado: hace 3 días

La internacionalización y el acceso a mercados exteriores se consideran factores críticos dentro de la estrategia empresarial por un mayor número de empresas españolas. Los suministros de bienes y servicios a los mercados extranjeros, por parte de estas compañías, es una realidad que se va consolidando ante un escenario de estancamiento persistente del consumo a nivel doméstico y de la Unión Europea.


No obstante, como cualquier transacción de negocios, aquellas realizadas fuera de nuestras fronteras no están exentas de riesgos y obstáculos. Las empresas se enfrentan indudablemente al riesgo comercial o de crédito, derivado del incumplimiento de sus obligaciones contractuales y de pago por la contraparte. Lo cual hace que la elección del medio de pago apropiado para concluir un acuerdo comercial, sea la base del éxito financiero de una exportación.




¿Qué es el crédito documentario de exportación?


El crédito documentario es un aval en las operaciones de comercio exterior. A los habituales seguros o contratos de tipos de cambio que evitan la fluctuación de la divisa, también se han desarrollado seguros de crédito a la exportación, que vienen a denominar a aquellos instrumentos financieros que tienen como objetivo cubrir los riesgos comerciales o de crédito en las operaciones comerciales exteriores, así como el riesgo país.


A pesar que este tipo de documento es usado con frecuencia en las operaciones de exportación e importación, su utilización en el mercado interior es mínima. El crédito documentario (irrevocable), también llamado carta de crédito, es un medio de pago en el que interviene una entidad bancaria.

El crédito documentario irrevocable no puede ser anulado ni modificado si no es con conformidad del beneficiario y demás partes intervinientes. Razones por las cuales en países de nuestro entorno sigue siendo el aval por excelencia, además del más seguro.

¿Cómo funciona la carta de crédito?

El comprador tiene que ponerse en contacto con su entidad bancaria y pedirle una carta de crédito a su favor. El banco analizará el crédito y lo emitirá si la evaluación es positiva. Una vez emitido, la entidad bancaria se compromete a realizar el pago al vendedor y a asumir toda la responsabilidad del pago al momento de cumplirse las condiciones de la transacción.


Durante el proceso, este banco emisor avisará a la entidad financiera del vendedor que existe un crédito documentario donde su cliente es beneficiario. En ese momento, este segundo banco deberá verificar que la carta este redactada correctamente y en los mismos términos y condiciones acordadas en un principio entre el comprador y el vendedor.


Al enviar la mercancía al destinatario, de acuerdo con lo pactado, el vendedor se encarga de obtener todos los documentos requeridos en la carta de crédito (seguro, información del embarque, recibo de compra, etc.) Una vez el envío esté finalizado y sea recibido por el comprador, se presenta la documentación al banco emisor, quien verifica los documentos, notifica al banco del vendedor sobre el crédito a favor y ordena el envío del dinero para efectuar el pago.


Artículo relacionado

Alternativas para negocios en mercados atomizados

¿Qué garantías tiene?

La progresión de coberturas de riesgo va desde el comprador remoto hasta el vendedor, pasando por un banco emisor y un banco avisador o confirmador, según el caso. Por tanto, para un exportador español el compromiso de la operación se reduce al riesgo que asuma con su propia entidad financiera en España si ésta confirma el crédito documentario, es decir, aquellos gastos en los que se incurra si se hace responsable del pago al exportador contra presentación de documentos conformes.


De cualquier manera, su utilización por el exportador tiene múltiples ventajas ya que no sólo cubre el riesgo de su cliente, sino que también cubre el riesgo del país del comprador y el riesgo de impago. Ofrece protección jurídica, facilita condiciones financieras de pago diferido al importador, sin afectar el riesgo del vendedor, y permite la financiación o pago anticipado al exportador sin afectar las líneas de riesgo que tenga con su entidad financiera.

Hablemos de las comisiones bancarias


Recordemos que el crédito documentario es un híbrido de aval y medio de pago, lo que a su vez posibilita su uso como herramienta de financiación. Si a esto le sumamos que pueden intervenir varios bancos (y que todos cobran su parte de un modo u otro), tendremos que existen una variada gama de comisiones a repartir entre ordenante y beneficiario.


La empresa ordenante pagará comisiones estructuradas como las de los avales: una comisión de apertura y una de riesgo trimestral. Pero si el pago es diferido, la comisión de riesgo trimestral se sustituye por una equivalente a pago diferido desde que se entrega la documentación.


Si hay que modificar el crédito o hay discrepancias (discutir la documentación entregada), se suelen cobrar comisiones adicionales sujetas a la negociación previa. Aparte de aquellas que se suelen repercutir por los gastos del swift que se utiliza en todo este proceso.

El beneficiario, en principio, y salvo que se haya convenido otra cosa con el ordenante, deberá hacerse cargo de comisiones como la de aviso del banco pagador, la de confirmación, la de transferencia, la de pago en metálico, etc.


Conclusiones

Como emisor, ten muy clara la documentación que se necesita para tener la seguridad de que recibes lo que quieres; en estas situaciones lo mejor es dejarte asesorar por los expertos o por el Departamento de Internacional de tu banco. Y si es necesario, a la entrega de dichos documentos, manifiesta las discrepancias oportunas para evitar el pago.


Como receptor, ten claro los costes que te corresponden y estudia detenidamente el swift que vas a recibir. Es una herramienta muy técnica, pero que suele dar grandes satisfacciones.

¡Os animamos a explorarla!


Más artículos sobre finanzas bajo control:

  • Aval bancario, la confianza está depositada

  • Tareas administrativas, un dolor de cabeza para muchas empresas

  • Claves para una buena gestión de cobros

0 vistas

Inscríbete en Insights