RETRIBUCIÓN FLEXIBLE: Tu aliado en momentos de crisis

Actualizado: 27 de may de 2021

En un momento de incertidumbre como el que vivimos actualmente, donde la coyuntura económica afecta de manera directa en la toma de decisiones de las empresas, éstas tienen cada vez más dificultades para estructurar políticas de retribución atractivas para sus empleados. Si ya resulta un verdadero reto mantener indemnes los puestos de trabajo, aumentar los salarios en la actualidad se sitúa sin lugar a duda en un plano totalmente secundario.

No obstante, existen herramientas que, sin implicar una subida salarial, permiten mejorar la política de retribución de los empleados. Hablamos en este caso de La Retribución Flexible. ¿Conoces sus ventajas? ¡Sigue leyendo!

# Qué es la retribución flexible La retribución flexible se puede definir como una política de retribución que ofrece a los empleados la posibilidad de solicitar que parte de su retribución salarial se materialice a través de la entrega de bienes o servicios (lo que a su vez permite que se beneficien de ventajas fiscales aplicados a éstos). Ejemplo: Si tu salario es de 30.000€ anuales y te dan la opción de beneficiarte de un seguro de salud (500€ anuales) como retribución flexible, el salario resultante sería 29.500 + 500 = 30.000€.

En otras palabras, aunque no supone un incremento en la nómina, sin duda se traduce en un mejor aprovechamiento del salario gracias a los incentivos fiscales. Ahora bien, ¡Cuidado! Porque es importante distinguir entre la Retribución Flexible y la Retribución En Especie tradicionalmente entendida. Según el Art. 42 de la Ley de IRPF: constituyen rentas en especie la utilización, consumo u obtención, para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal de mercado, aun cuando no supongan un gasto real para quien las conceda.

Simplificando, podríamos decir que la retribución en especie se trata de las remuneraciones de tipo no dinerario que la empresa entrega al trabajador con carácter adicional a sus prestaciones dinerarias (eso sí, en ningún caso el salario en especie podrá superar el 30% de las percepciones salariales brutas del trabajador). Ejemplo: Si tu salario es de 30.000€ anuales y te dan la opción de beneficiarte de un seguro de salud (500€ anuales) como salario en especie, el salario resultante sería 30.000 + 500 = 30.500€.

Conviene además diferenciar estos dos conceptos de los conocidos Beneficios Sociales. Éstos últimos se refieren a los productos o servicios que la propia empresa ofrece con carácter genérico a todos los trabajadores de manera independiente al salario dinerario. Normalmente los beneficios sociales están vinculados con la política de recursos humanos de la empresa y dependen del Convenio Colectivo al que la entidad esté sujeta (ej: todos los empleados, por el hecho de ser empleados e independientemente de su salario, tienen acceso a una cadena de gimnasios).

Por lo tanto, habiendo aclarado estos conceptos podemos deducir que la retribución en especie es uno de los componentes de la retribución flexible, y que se diferencia de los beneficios sociales porque permite al propio empleado escoger qué parte de su salario recibirá en especie y cuál no (los beneficios sociales se ofrecen de manera genérica para todos y son independientes al salario).

# Ventajas de la retribución flexible La retribución flexible presenta notorias ventajas, tanto para la empresa como para el empleado, y es por esto por lo que resulta un concepto tan interesante, sobre todo en momentos donde la coyuntura es compleja y las empresas necesitan controlar los gastos y los empleados necesitan motivación.

  1. Para la empresa:

Las ventajas de esta forma de retribución se reflejan en diferentes áreas, como, por ejemplo:

  • Permite aumentar el salario neto y el poder adquisitivo de los empleados gracias a las ventajas fiscales (sin tener que asumir mayores gastos salariales).

  • Mejora la imagen corporativa de la empresa, lo que a su vez favorece la atracción y retención del talento, pues las condiciones ofrecidas son resultan innovadoras y atractivas.

  • Incrementa la productividad de los trabajadores mediante la motivación.

  • Puede beneficiarse de las deducciones en el Impuesto de Sociedades de los servicios y productos que oferta a sus trabajadores.

  1. Para los trabajadores:

Además de las ventajas que expondremos a continuación, hay un detalle que merece ser resaltado. Las empresas, por su presencia y magnitud, tienen normalmente acceso a mejores ofertas de proveedores, lo que permite al trabajador beneficiarse de servicios o productos que, de otra manera, le resultarían significativamente más costosos. Pero, además:

  • Aunque el salario (€) no aumenta, sí lo hace en proporción si observamos el salario neto. Esto sucede gracias a los incentivos fiscales aplicables a los servicios en cuestión.

  • La base de la cotización a la seguridad social no se ve modificada.

  • Los servicios y productos son personalizables, es decir, cada trabajador tiene la oportunidad de elegir aquellos que le interesen como parte de su retribución.

  • Esta política