¿Qué es el Employer Branding?

El talento es un activo diferencial para las empresas en su camino hacia el éxito. Por ello, las compañías dedican cada vez más tiempo y recursos a potenciar su reputación y su propuesta de valor hacia los empleados.



Cada vez son más las empresas que le atribuyen tanta importancia a su Employer Branding como al cuidado de su marca global. La reputación como empresa empleadora de calidad se ha vuelto cada vez más importante, sobre todo para aquellas organizaciones que buscan retener a los empleados con mejor desempeño y llamar la atención de nuevos talentos.


El employer branding, o marca empleadora, es una técnica de marketing que tiene como principal objetivo la creación de una buena reputación por parte de la compañía desde el punto de vista de la empleabilidad. ¿Cómo? Transmitiendo dentro y fuera de la organización los valores y características que la definen como empleadora y le permite diferenciarse de otras compañías. Este tipo de dinámica se traduce en una mayor fidelidad de los ya empleados y en el ferviente deseo de los posibles candidatos por entrar a trabajar en la compañía, obteniendo una clara ventaja competitiva dentro del sector.

¿Por qué es tan importante el Employer Branding para las empresas?


El principal objetivo de toda estrategia que desarrolla el Employer Branding es conseguir una imagen idónea entre los actuales y potenciales empleados de la empresa. Esto incluye desde las expectativas económicas, hasta las posibilidades de progreso y desde las condiciones laborales hasta el prestigio de la compañía.


El bienestar personal del trabajador no solo es positivo para él, sino que también se consigue una mejor productividad. Además, si la compañía logra labrarse la imagen de lugar ideal para crecer profesionalmente, los empleados se sentirán copartícipes del destino de la empresa. Si están motivados y comprometidos permanecerán más tiempo en la empresa, poniendo más esfuerzo en sus labores y demostrando una mayor productividad y rendimiento. Características principales de una estrategia de Employer Branding:

  • Un trato excepcional a los trabajadores actuales y potenciales de la compañía. Los incentivos hacia los empleados actuales, en especial, deben incidir en la idea del crecimiento dentro de la empresa.

  • Transparencia y honestidad son dos pilares fundamentales para la empresa y quienes la forman.

  • Una oferta atractiva que satisfaga las expectativas de los contratados para garantizar la captación de nuevos talentos dentro de la empresa. Entonces, el siguiente objetivo será saber cómo gestionar y engarzar las distintas cualidades de cada persona en el lugar de trabajo.

  • Un inteligente uso de los perfiles en las redes sociales, por otro lado, se ha convertido en toda una exigencia para cualquier compañía que pretenda desarrollar una política de comunicación mínimamente efectiva. Es un área de comunicación emergente y que no para de crecer. Las empresas que no usan con frecuencia las redes sociales están menospreciando una herramienta central en la sociedad actual. Elegir los responsables adecuados para gestionarlas es, por tanto, una decisión muy relevante.

A la hora de buscar una estrategia de Employer Branding bien desplegada, es siempre de especial importancia involucrar a toda la compañía. Todos los trabajadores y trabajadoras deben sentirse partícipes de los éxitos, las mejoras y los desafíos que afronte la empresa.

La satisfacción de los trabajadores, como se ha expuesto antes, es un punto indispensable para aumentar la productividad. Los mecanismos de comunicación y participación son, asimismo, imprescindibles.

25 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights