PYMES y autónomos: ¿me beneficia acogerme al "criterio de caja"?

Actualizado: jun 21

Antes de empezar a enumerar las ventajas e inconvenientes, haremos una pequeña introducción de en qué consiste el criterio de caja y quien se puede acoger a él.




La ley del criterio de caja vio la luz con la Ley de apoyo a emprendedores en 2013, con fecha de entrada en vigor el 1 de enero de 2014. Surge por la presión de los autónomos y las pequeñas empresas, para que un proveedor acogido al Régimen no ingrese el IVA correspondiente a una factura emitida hasta que no la haya cobrado. Con esta ley, el cliente tampoco podrá deducírselo hasta que no haya pagado la factura, por lo cual, es muy importante señalar en la factura que estás acogido al criterio de caja. Cabe destacar que algunas operaciones están excluidas de este régimen, como los autoconsumos de bienes y servicios, adquisiciones intracomunitarias de bienes, supuestos de inversión de sujeto pasivo, importaciones y las acogidas a regímenes especiales simplificados.

Hasta ahora, las pymes y los autónomos que se veían obligados a adelantar el IVA de facturas impagadas podían solicitar un aplazamiento de la deuda si ésta era inferior a 18.000 euros y con un interés del 5% o recuperar el IVA de las facturas impagadas con una antigüedad superior a 6 meses enviando una factura rectificativa tanto a la Agencia Tributaria como al cliente.

Se pueden acoger voluntariamente a este régimen especial del iva las PYMES o autónomos cuya facturación no exceda los 2 millones de euros, y no realice cobros en efectivo por un importe superior a 100.000 euros al año de un único cliente. En el caso de las empresas de nueva creación, pueden acogerse directamente.

Ventajas

Como principal ventaja, la tesorería, que es por lo que se creó en realidad la ley. Esto beneficia realmente a negocios que no tienen mucho importe de facturas recibidas, ya que la cuota a pagar a Hacienda se forma normalmente de las facturas emitidas, que son las que se van a pagar cuando se cobre el importe de la factura. El empresario no adelanta el dinero, y sólo paga el IVA cuando cobra la factura, aunque sea de forma parcial (pagando el IVA prorrateado). En esta época de crisis, se soluciona un gran problema tanto de cash-flow como financiero.

Otra ventaja, es que es totalmente voluntario, y puedes elegir si te interesa o no acogerte.


CONSIGUE ASESORAMIENTO AQUÍ

Inconvenientes

No es oro todo lo que reluce, hay que valorar la gran complejidad administrativa para llevar este control, o muchas veces, invertir en el software contable para que te facilite este control. Además se debe adecuar los modelos de liquidación de IVA, para incluir esta información, también los libros de facturas emitidas y recibidas, en los que hay que añadir la información sobre el estado y la forma de pago o cobro de las facturas.

Pero en realidad el principal problema es que puedes perder clientes, porque como hemos dicho antes, a la vez que tú no pagas el IVA hasta que no se ha cobrado la factura, tu cliente no podría desgravarse este impuesto hasta que no la pague. Por lo tanto, muchas empresas podrían decidir buscarse otro proveedor que no les cause estos problemas administrativos o incluso en algunos casos financieros, ya que las grandes empresas no se pueden acoger al régimen y sí que tienen que pagar el IVA al emitir la factura, la hayan cobrado o no.

Quien decida renunciar al criterio de caja tras su aplicación deberá tener en cuenta que dicha renuncia tendrá una validez mínima de tres años, lo que en la práctica hace que el régimen no sea tan voluntario como aparenta.

Conclusiones

Después de analizar todos estos pros y contras es posible que muchos sigan sin saber si les interesa acogerse a este criterio de caja. Se trata de hacer números y sobre todo, hablar antes con los grandes clientes para no perderlos por este motivo, ya que es el principal inconveniente que este sistema puede plantear.

El aplazamiento o fraccionamiento de las deudas y pagos a Hacienda puede ser una buena alternativa para conseguir financiación en estos tiempos de dificultad de acceso al crédito, aunque conlleva un coste de intereses.

Si tienes más dudas sobre los regímenes del Impuesto sobre el Valor añadido contacta con nosotros en marketing@ivc.es.


Más artículos sobre Finanzas Bajo Control:

  • Diferenciación de tipos de IVA. Exento frente a No Sujeto

  • Solicite la devolución del IVA soportado en el país de origen

10 vistas

Inscríbete en Insights