Las cuentas anuales de las pymes

Actualizado: may 27

Bajo el título de cuentas anuales se engloban una serie de documentos que muestran la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de las pequeñas y medianas empresas. Con ellas la dirección tiene la capacidad de tomar las decisiones más adecuadas para la organización, ya que no sólo atienden su forma jurídica, sino también su realidad económica.



Entre los documentos establecidos dentro de las disposiciones legales encontramos:

  • El Balance que muestra en su activo los bienes y derechos que dispone la empresa y en pasivo las obligaciones que tiene contraídas y los recursos propios con que cuenta, llamados fondos propios.

  • La Cuenta de Pérdidas y Ganancias que recoge en su debe los gastos o cargas del ejercicio y en su haber los ingresos. La diferencia entre ambos totales da origen al resultado del ejercicio.

  • El Estado de Patrimonio Neto informa de todos los cambios habidos en el patrimonio neto derivados de:

  • El saldo total de los ingresos y gastos reconocidos.

  • Las variaciones originadas en el patrimonio neto por operaciones con los socios o propietarios de la empresa cuando actúen como tales.

  • Las restantes variaciones que se produzcan en el patrimonio neto.

  • También se informará de los ajustes al patrimonio neto debidos a cambios en criterios contables y correcciones de errores.


  • La Memoria, que tiene por finalidad completar, ampliar o comentar la información contenida en el balance y en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Glosando en forma resumida la normativa legal relativa a las cuentas anuales señalemos que las cuentas anuales deben redactarse con claridad, de forma que la información facilitada sea comprensible y útil para los usuarios. Cuando se crea que el cumplimiento de los requisitos, principios y criterios contables no sea suficiente para mostrar la mencionada imagen fiel, se suministrarán en la memoria las informaciones suplementarias precisas para conseguir este objetivo.

En aquellas materias excepcionales en los que dicho cumplimiento fuera incompatible con el principio de imagen fiel, se considerará inadecuada dicha aplicación. En tales casos, en la memoria se motivará suficientemente esta circunstancia y se expondrá su influencia sobre el patrimonio, la situación financiera y los resultados de la empresa.

Requisitos de la información a incluir en las cuentas anuales

La información incluida en las cuentas anuales debe ser relevante e íntegra. Es decir, debe ayudar a valorar sucesos pasados, presentes o futuros, o bien a ratificar o corregir evaluaciones realizadas con anterioridad; especialmente para cumplir con esta obligación, las cuentas anuales deben mostrar apropiadamente los riesgos a los que se enfrenta la empresa. Asimismo, debe estar libre de errores materiales y ser objetiva (no tener sesgos) para que los usuarios puedan confiar en que es la imagen fiel de lo que se intenta representar.

Por otro lado, la información debe cumplir con los modos de comparabilidad y claridad. El primer modo tiene que extenderse tanto a las cuentas anuales de una empresa en el tiempo, como a las de diferentes empresas en el mismo momento y para el mismo período de tiempo. De esta forma se podrá verificar el escenario real y la rentabilidad de las mismas. Ello implica un procedimiento análogo para las transacciones y demás hechos económicos que se producen en situaciones parecidas.

Con respecto al segundo, los interesados en las cuentas anuales de las pymes, sobre la base de una prudente comprensión de las actividades, la contabilidad y las finanzas de la empresa, deben poder formarse una opinión que les haga más sencilla la toma de decisiones tras un análisis rápido de la información.


Artículo relacionado

Pasos previos para hacer el cierre contable correctamente

Principios contables

La contabilidad de la empresa y, en especial, el registro y la valoración de los elementos de las cuentas anuales, se desarrollarán aplicando obligatoriamente los principios contables que se indican a continuación:

  1. Empresa en funcionamiento. Se supondrá, salvo prueba en contrario, que la gestión de la empresa continuará en un futuro previsible, por lo que la aplicación de los principios y criterios contables no tiene el propósito de determinar el valor del patrimonio neto a efectos de su traspaso global o parcial, ni el importe consiguiente en caso de liquidación.

  2. Devengo. Los efectos de las transacciones o hechos económicos se reconocerán cuando ocurran, imputándose al ejercicio al que las cuentas anuales se refieran, los gastos y los ingresos que afecten al mismo, independientemente de la fecha de su pago o de su cobro.

  3. Uniformidad. Adoptado un criterio dentro de las opciones que, en su caso, se permitan, deberá mantenerse en el tiempo y aplicarse de forma similar para transacciones, otros eventos y condiciones que sean análogas, en tanto no se alteren los supuestos que originaron su elección. De cambiarse estos supuestos podrá variar el criterio adoptado en su momento; en tal caso, estas situaciones se consignarán en la memoria, indicando el hecho con su valoración cuantitativa y cualitativa de la variación sobre las cuentas anuales.

  4. Prudencia. Se deberá ser prudente en las apreciaciones y tasaciones a realizar en condiciones de incertidumbre. La prudencia no justifica que la tasación de los elementos patrimoniales no responda a la imagen fiel que han de reflejar las cuentas anuales. a) Asimismo, en relación con la aplicación del valor razonable, solamente se contabilizarán los beneficios obtenidos hasta la fecha de cierre del ejercicio. Por el contrario, habrán de tenerse en cuenta todos los riesgos, correspondientes al ejercicio o en otro precedente, tan pronto como sean conocidos, inclusive si sólo se tiene conocimiento entre la fecha de cierre de las cuentas anuales o del ejercicio y la fecha en que se formulen las cuentas anuales. En tales casos se facilitará suficiente información en la memoria. Excepcionalmente, si los riesgos se tuviera conocimiento entre la fecha de la formulación y antes de la fecha de aprobación de las cuentas anuales y afectaran de forma muy significativa a la imagen fiel, las cuentas anuales deberán ser reformuladas. b) Habrán de tenerse en cuenta las amortizaciones y correcciones de valor por deterioro de los activos.

  5. No compensación. Salvo que una norma disponga de forma expresa lo contrario, no podrán compensarse las partidas del activo y del pasivo o las de gastos e ingresos, y se tasarán por separado los elementos que integren las cuentas anuales.

  6. Importancia relativa. Se aceptará la no aplicación exacta de algunos de los principios y criterios contables cuando el valor relativo en términos cuantitativos o cualitativos de la variación que tal hecho ocasione sea mínimo y, por ello, no altere la imagen fiel. Las partidas o importes cuyo valor relativo sea poco significativo podrán aparecer agrupados con otros de naturaleza o función similar.

En los casos de conflicto entre principios contables, habrá de prevalecer el que mejor muestre que las cuentas anuales articulen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa.

Como se mencionó anteriormente, estos principios permiten hacer una correcta valoración de los elementos que componen las cuentas anuales, proceso a través del cual se determina un valor monetario de dichos elementos y que viene regido por 10 criterios que encontrarás pulsando el siguiente botón:

ACCEDER A LOS CRITERIOS DE VALORACIÓN

Elementos de las cuentas anuales

Los activos son bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultantes de hechos pasados, de los que se espera que la empresa obtenga beneficios o rendimientos económicos en el futuro.

Los pasivos corresponden a las obligaciones actuales surgidas como consecuencia de sucesos pasados, para cuya extinción la empresa espera desprenderse de recursos que puedan producir beneficios o rendimientos económicos en el futuro. A estos efectos, se entienden incluidas las provisiones.

Finalmente está el patrimonio neto que constituye la parte residual de los activos de la empresa, una vez deducidos todos sus pasivos. Incluye las aportaciones realizadas, ya sea en el momento de su constitución o en otros posteriores, por sus socios o propietarios, que no tengan la consideración de pasivos, así como los resultados acumulados u otras variaciones que le afecten.

Principios y normas de contabilidad generalmente aceptados

Se considerarán principios y normas contables generalmente aceptadas, las establecidas en:

  • El Código de Comercio y la restante legislación mercantil.

  • El Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas.

  • El Plan General de Contabilidad y sus adaptaciones sectoriales.

  • Las normas de desarrollo que, en materia contable, establezca en su caso el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas.

  • La demás legislación española que sea específicamente aplicable.

Más artículos sobre Finanzas Bajo Control:

  • Cuentas con resultados negativos y sus obligaciones

  • Prólogo para la contabilidad de costes

  • Tareas administrativas, un dolor de cabeza para muchas empresas


0 vistas

Inscríbete en Insights