La elección de banco, su importancia e impacto en la empresa

Actualizado: may 10

Para la buena marcha de un proyecto empresarial es fundamental establecer una buena base financiera y la elección de un banco juega un papel muy importante para conseguirlo, ya que nos permitirá controlar de manera eficaz la tesorería de nuestro negocio.




La publicidad actual muestra eslóganes como ‘’las mejores ventajas para el crecimiento de tu negocio’’, ‘’visión de crecimiento, desarrollo y oportunidad’’ o ‘’asesoramiento a la innovación’’. Todos ellos se ven traducidos en la oferta de productos y servicios de apoyo a proyectos de emprendimiento, además de sistemas y herramientas que simplifican la operativa bancaria de las empresas en su día a día.

Por ello, es importante valorar las necesidades de cada empresa vs la oferta de los diferentes bancos y no olvidarnos de analizar algunos asuntos de consideración general, comunes a las empresas establecidas en España. Y una vez realizado este profundo análisis, tendremos la capacidad de realizar la selección correcta del banco con el que queremos trabajar.

Claves a tener en cuenta para elegir la mejor entidad bancaria

  • Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo: Tanto empresas como entidades bancarias tienen obligaciones para el cumplimiento de la normativa y por ello en cada banco existen unidades de control interno para identificar a sus clientes y obtener información sobre el propósito e índole prevista de la relación de negocios. En particular, los sujetos obligados recabarán de sus clientes información a fin de conocer la naturaleza de su actividad profesional o empresarial y adoptarán medidas dirigidas a comprobar la veracidad de dicha información. Por otro lado, también deben analizar y controlar los riesgos de las operaciones de sus clientes con el fin de comunicarlas ante el organismo de control como, por ejemplo, aquellas transacciones superiores a 30.000 euros con países considerados de riesgo. La implantación de estas medidas es relativamente reciente por lo que el nivel de expertise de la entidad bancaria en su colaboración con el SEPBLAC unido al conocimiento del tipo de negocio que realizamos, podrá servir de apoyo para que la empresa pueda cumplir a su vez con los requerimientos establecidos en el marco legal.

  • Internacionalización: Cuando la empresa realice transacciones comerciales en el extranjero podrá requerir financiación para realizar sus pagos, garantizar sus cobros mediante remesas documentarias de exportación o letras de cambio, pagarés, y/o la emisión de créditos documentarios. Por tanto, aquellas entidades con presencia internacional o con una amplia red de bancos corresponsales podrán prestar un mejor asesoramiento, al mismo tiempo que garantizan mayor agilidad a la hora de tramitar estos servicios.

  • Cash Management: Hay una gran diferencia entre pagar/cobrar y gestionar con éxito los pagos y asegurar los cobros. En este proceso la empresa puede implementar productos financieros como TPV’S (Terminal de Punto de Venta), tarjetas de crédito, “confirming” y “factoring” los cuales contribuirán a realizar una planificación correcta de los flujos de su tesorería a medio y largo plazo.

  • Comisiones: Las relaciones comerciales que tenga la empresa tanto a nivel nacional como internacional, así como el flujo de transacciones que se prevé realizar en el ejercicio, inciden directamente en el coste o gasto de mantenimiento de una cuenta bancaria. Se deben revisar y analizar los condicionados generales que recogen las tarifas aplicables para transacciones y mantenimiento de una cuenta, pero además de ello, se puede realizar un estudio y solicitud de pactos de comisiones a diferentes bancos en base a las necesidades y operativa habitual de cada empresa que será valorado de manera particular a partir de la información financiera que sea facilitada al gestor bancario.

  • Financiación: Una de las cuestiones más importantes para muchos emprendedores y empresarios es tener un programa de financiación que les permita cumplir con los objetivos de venta a la vez que desarrollan su actividad empresarial concreta. Dependiendo del punto de maduración en el que se encuentra su compañía, así como su estrategia de mercado, se puede optar por modelos de financiación a corto plazo como líneas de crédito, créditos comerciales, descuento de efectos, etc. En el caso de requerir financiación a largo plazo como pueden ser préstamos, leasing o líneas de financiación, debemos analizar los gastos derivados tanto de estudio, como de puesta en marcha y el coste de los intereses que la entidad aplicará dependiendo del plazo de la operación. Una buena elección se traduce en un resultado satisfactorio y como hemos visto, para ello es imprescindible que se realice un estudio comparativo adecuado de las entidades bancarias y adaptado a los requerimientos y necesidades que plantee nuestro negocio.

Artículos relacionados

  • No pagues más impuestos de la cuenta

  • La administración electrónica al alcance de todos

0 vistas

Inscríbete en Insights