Inbound Marketing

Actualizado: 27 de may de 2021



ÍNDICE

  • ¿Qué es el Inbound Marketing?

  • Sintomas de que tu empresa necesita Inbound Marketing

  • Las 4 claves del Inbound Marketing

  • Fases del Inbound Marketing

  • El vínculo entre Inbound y outbound

Las personas ya no compran de la misma manera en la que lo hacían hace 15 años, ni viven de la misma forma; ni siquiera trabajan como lo hacían antes. Entonces, ¿por qué la mayoría de empresas pretenden hacer el mismo Marketing de siempre y que funcione igual cuando todo lo demás ha cambiado? Es un hecho que el Marketing tradicional cada vez es menos rentable y está dejando paso a nuevas tendencias, una de las más importantes es el Inbound Marketing.


¿Qué es el Inbound Marketing?


Es una estrategia de Marketing denominada de atracción, donde es el cliente el que te encuentra a ti y no tú el que le buscas de forma desesperada. En esta estrategia debes intentar solucionar necesidades que tienen las personas para ofrecerles una solución, no ofrecer tu marca de forma masiva para problemas que la gente no tiene y a veces ni conoce. En definitiva, es una estrategia de Marketing que trata de ofrecer soluciones de forma no intrusiva a posibles clientes que se interesan en nuestros productos o que tienen problemas que nuestra empresa soluciona, mediante la creación de valor y la presencia en los canales donde se busca esa información.


Los datos son abrumadores, ya que las estrategias basadas en Inbound Marketing producen un 545% más de leads que las prácticas tradicionales de Outbound.


¿Crees que tu estrategia de Marketing está algo obsoleta, pero no lo tienes claro…? Te contamos los síntomas que pueden ayudarte a apostar por el cambio:




Síntomas de que tu empresa necesita Inbound Marketing

  1. Web estática:

El principal objetivo de toda estrategia Inbound Marketing es poner todos tus activos digitales al servicio de la captación de oportunidades de negocio, a la captación de clientes con necesidades específicas. Por tanto, si pretendes conseguir alcanzar esta meta con una web corporativa o con un e-commerce tradicional, inmóvil, que no actualizas desde “no se sabe cuándo”, no estás enfocando bien la solución a tus problemas.

En otras palabras: todo tiene que estar optimizado y en movimiento. Desde las llamadas a la acción, pasando por los recursos que publicas en tu web y la experiencia del cliente, hasta la optimización de las herramientas analíticas. Es habitual entrar en una web y encontrarse con leyes que ya no están vigentes o con fechas de fin de ofertas que ya han pasado. Debemos evitar estas situaciones que no dan precisamente buena imagen.