Finanzas vs. Recursos Humanos no son rivales, son pareja de dobles

Actualizado: jun 22

Hoy en día no es suficiente con ser buenos profesionales en aquello en lo que estamos especializados, sino que hay que tener una visión global del funcionamiento de la empresa. Sin embargo, aún existen muchas organizaciones cuyos departamentos funcionan como islas independientes ¿qué se puede hacer para lograr sinergias entre finanzas y recursos humanos?




Antes de saltar a la pista, todo jugador conoce su objetivo final: ganar

Lo que determina que una empresa funcione y logre sus objetivos dentro del plan de negocio es la adecuada coordinación de sus procesos y la realización efectiva de las actividades en sus principales áreas, entre las cuales destacan los departamentos de Finanzas y de Recursos Humanos.


Muchas veces reunidos como un mismo departamento, y muchas otras, separados, pero en cualquiera de los casos, ambos actúan en aras de la consecución de los objetivos de la organización. Por un lado, Finanzas obtiene fondos y suministra el capital necesario; mientras que por otro, Recursos Humanos consigue y conserva el grupo de personas adecuado. ¡Ésta es la teoría!


Pero a menudo, para ganar, es conveniente pasar del reto individual y unirse al deporte de equipo:

<<Tu equipo es el motor de tu empresa. Descúbrelo en nuestro eBook Gestion del Talento. Descárgatelo AQUí >>

Tu contrincante puede ser tu mejor aliado

Gracias a nuestra posición y al hecho de estar frecuentemente en contacto directo con empresarios y emprendedores, somos conocedores de las necesidades económicas y administrativas de ambas áreas.


Finanzas, presionada por todo tipo de organismos oficiales, bancos y su propio Controlling, lidia con normas nacionales e internacionales, funciona sujeta a plazos y, completamente expuesta a recargos y sanciones, aplica el presupuesto sin concesiones y con muy pocas dotes de diplomacia y tolerancia.


Recursos Humanos, inmersa en una ardua selección de personal alargada en el tiempo, con escaso éxito y demasiadas necesidades de confidencialidad, afronta una creciente rotación de empleados por la falta de incentivos, intenta evitar los agravios comparativos e intercede en los conflictos entre personal y dirección, suavizando las relaciones laborales, con mucho tacto, pero, debido al escaso presupuesto, con muy poco margen de negociación.

Cuando el juego de equipo se complica, un buen entrenador puede ser la clave del éxito

Ninguna de las dos tareas es fácil y, la puesta en práctica de la teoría anterior, puede resultar muy compleja.

Por eso, en este tipo de ocasiones es necesario contar con un tercero en discordia, que se ocupe de arbitrar las peleas, limar asperezas, traducir el idioma de ambos departamentos para que ambos se entiendan, coordinar sus necesidades sin perder de vista el objetivo final tanto de RR.HH. como de finanzas.

Desde su posición como colaborador externo, con visión objetiva, aplica sus conocimientos y hace uso de su amplia experiencia, de forma que en este combate de finanzas vs recursos humanos, ambos contendientes salgan ganando y se garantice que todos los integrantes de la empresa participen en pos de un objetivo común

130 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights