Financiación para PYMES en tiempos de crisis

Actualizado: may 27

Estamos viviendo unos años complicados en cuanto al tema de conseguir financiación por parte de las empresas, todo lo contrario que pasaba hace años cuando particulares y empresas podían conseguir créditos y préstamos sin casi ningún problema.



En mi opinión, eso era un grave error, todos lo sabíamos pero en el fondo parecía que queríamos pensar que no, y que el dinero saldría de debajo de las piedras para devolver el préstamo más intereses, que en ocasiones duplicaba lo solicitado. Es muy fácil analizar las situaciones a posteriori, pero está claro que si en aquellos años no te dejabas contagiar por el panorama y te parabas a pensarlo, podías suponer que esto pasaría, lo importante es aprender de los errores del pasado y saber anteponerse, pensar que los ciclos económicos se repiten y evitar que en el futuro vuelva a suceder.

Los últimos años han dado paso a una fase de ajuste derivada del cambio de ciclo inmobiliario y de la crisis financiera, por ello los bancos han cerrado el grifo, lo que ha desembocado en un fuerte frenazo en el crecimiento del negocio, una morosidad creciente, dificultades de captación de recursos internacionales, incremento de los costes de financiación y mayores riesgos.

Dicho esto, y como al final se trata de salir adelante y evolucionar, ahora es momento de crecer, obtener créditos con cabeza y tratar de crecer con moderación. Yo creo que a las entidades financieras les sigue interesando prestar dinero, más cuando el Banco Central Europeo (BCE) se lo está prestando muy muy barato (El Euribor, que es el tipo interbancario, ronda el 0%), pero ellas lo prestan a un tipo mucho más elevado con diferenciales desde el 2-3%, pero claro, esa tampoco es la solución porque entonces siempre van a jugar con nosotros y van a soltar el dinero o no según sus intereses.

Alternativas de financiación

Crowdfunding Si quiero montar un negocio, ¿Cómo me financio? En estos últimos años han surgido varias compañías de capital privado que conceden financiación a empresas y autónomos, facilitándoles el acceso al crédito. Se trata de una alternativa a la banca tradicional que opera de forma rápida y, normalmente, de forma online, por lo que los trámites son sencillos y pueden realizarse sin necesidad de desplazarse a ninguna oficina.

Su principal ventaja frente a los bancos es que no ofrece un préstamo al uso, es decir, una cantidad fija, sino una línea de crédito de la que el cliente puede ir sacando el dinero que quiera y sólo paga por el capital que utiliza. Lo único que los importes concedidos suelen ser pequeños y hay que devolverlos en el corto plazo.

Préstamos Peer to Peer Además de la financiación exprés, otra forma de conseguir liquidez sin pasar por el banco es mediante los préstamos Peer to Peer (P2P). En España ésta práctica es reciente pero en otros países de la Unión Europea ha triunfado. Consiste en conectar inversores, es decir, personas que quieren rentabilizar su dinero, con personas que necesitan dinero. De ahí que también se les llame préstamos entre particulares. Los prestatarios solicitan una cantidad y seleccionan un plazo de devolución, y los inversores financian el préstamo. Los tipos de interés se fijan en función del perfil de cada cliente y en base al riesgo.

Fondos de inversión También están en auge los fondos de inversión, consiste en reunir fondos de distintos inversores, para invertirlos en diferentes instrumentos financieros, responsabilidad que se delega a una sociedad administradora que puede ser un banco o una institución financiera. Son una alternativa de inversión diversificada, ya que invierten en numerosos instrumentos, lo que reduce el riesgo, haciéndolo casi mínimo. Es un patrimonio constituido por las aportaciones de los partícipes del fondo, administrado por una Sociedad gestora responsable de su gestión y administración, y por una Entidad Depositaria que custodia los títulos y efectivo y ejerce funciones de garantía y vigilancia ante las inversiones. El rendimiento del fondo se hace efectivo en el momento de venta de las participaciones, la cual puede llevarse a cabo en el momento en que se desee.

Surge otra pregunta más importante que la anterior, ¿me interesa financiarme? Aunque contestar a esta pregunta podría conllevar a llenar líneas y líneas, lo intentaré hacer brevemente desde mi actitud quizás más conservadora, porque no creo que sea bueno comprometer la viabilidad presente o futura 'invirtiendo' aquel capital del que no se dispone. Si quiero emprender, mantener mi negocio, o hacerlo crecer, debo tener en cuenta siempre cuál es la medida real de mis posibilidades y las exigencias de entrada de un capital riesgo pueden poner en peligro la continuidad de nuestro proyecto, nuestra participación en el mismo, e incluso modificar por completo la idea que le dimos en origen.

Si aún te quedan dudas sobre cómo puedes conseguir financiación para tu empresa contacta con nosotros en marketing@ivc.es.


Más artículos sobre Finanzas Bajo Control:

  • Acceso a la financiación, el principal reto para las pymes

  • Conoce a tu empresa como a ti mismo


0 vistas

Inscríbete en Insights