España vuelve a ser atractiva ¿ficción o realidad?

Actualizado: jun 22

Desde la explosión de la crisis económica y el consecuente empeoramiento de la imagen del país, los medios internacionales empezaron a reflejar la caída de los indicadores de percepción españoles. Esta situación empeoró la imagen de España para el inversor extranjero, así como el interés del territorio para ser origen o el destino de nuevos negocios.


Hasta hace poco España se encontraba en una situación económica complicada, pero a pesar de ello su ubicación geográfica privilegiada le permitió mantenerse a flote en el comercio internacional. Por un lado, el país siempre ha jugado un papel clave en las relaciones comerciales entre Europa y América Latina. Y por otro, ha servido de puente entre Europa y el norte de África, teniendo un papel fundamental en el comercio marítimo en el Mediterráneo. Asimismo, los puertos de Algeciras, Valencia y Barcelona se han posicionado como unos de los principales puertos europeos en términos de tráfico marítimo.


En los últimos tres años el país ha ido recuperando su atractivo para el inversor extranjero, según el Country RepTrack utilizado por el Reputation Institute es “el origen de muchas empresas punteras que producen bienes y servicios de alta calidad”.

Otro ejemplo del encanto que genera el territorio al inversor extranjero es el modificado marco legal. Actualmente existe un sistema favorable para los inversores, ya que la norma española ha adaptado las reglas de inversión extranjera a un sistema más liberal, sin distinción entre los residentes de la UE y los no residentes, dando facilidades a las multinacionales extranjeras para operar en el país.


Además, en los últimos años, con los ajustes económicos llevados a cabo por el gobierno y sobre todo con la reestructuración del sector bancario, se ha logrado impulsar la confianza en el sector financiero; dando lugar a una ola de esperanza influenciada positivamente por dichas reformas en los mercados. En el pasado mes de octubre, Henry Kravis Copresidente de KKR, hablaba de España como “un buen lugar para invertir; donde la economía podía crecer un 2%, aunque incidió en su dependencia del resto de UE.”


Otro factor de interés para las empresas inversoras es el personal altamente cualificado, ya que la mayor parte de la población española activa tiene al menos un título universitario. Además, es una gran fuente de profesionales porque es sede de algunas de las mejores escuelas de negocio del mundo como el IE, ESADE o IESE.


Así, el país ya no sólo es vistoso para las grandes multinacionales, sino que también ha

facilitado el nacimiento de un espíritu emprendedor enfocado en la tecnología e innovación. A tal punto ha llegado su atractivo en el mercado internacional que la multinacional Google ha centrado su interés en Madrid, en concreto en el colectivo de emprendedores. Para el año 2015 la capital española formará parte de la red de espacios de emprendedores de Google Campus que será la “casa de la innovación en España”.

En definitiva, nos encontramos ante un país inquieto, joven y deseoso de mostrar que tiene mucho que ofrecer al mundo. Una España que se va transformando poco a poco en un centro de innovación para los inversores extranjeros.

¿Estás listo para crecer con nosotros?


Quizás te interese:

2 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights