España ha vuelto (Parte I)

Como consecuencia de la crisis financiera mundial y el estallido de la burbuja inmobiliaria desde el año 2008, España ha estado sumida en una profunda y larga crisis. Sin embargo, podemos decir que el optimismo ha vuelto y España vuelve a ser atractiva a ojos del inversor internacional.


6 años de crisis

La crisis económica española se inició en el 2008 y estaba enmarcada dentro de la crisis mundial que afectó a una gran cantidad de países, en especial aquellos que estaban desarrollados. La severidad del golpe ha dependido de las condiciones previas que poseía cada país, y en España debemos decir que no eran precisamente buenas, de ahí que los efectos se hayan prolongado durante más de cinco años.

Este episodio de recesión supuso para España el final de la burbuja inmobiliaria, la quiebra del sistema bancario, debido a los préstamos impagados, y un fuerte aumento del desempleo. Esto ha provocado un fuerte impacto no sólo en el plano económico, sino también en el político y el social.

Las reformas, ¿una vía de salvación?

Para acelerar el crecimiento económico y salir de ese bajón, estaba claro que eran necesarias establecer reformas encaminadas a lograr un crecimiento de la productividad. Esto último era posible si existía una mejora del gasto social, más y mejor educación, un aumento de la inversión en I+D+i, diversificar la producción o reducir la dependencia energética. Propuestas que predijeron diferentes agregados comerciales reunidos por IVC en el año 2009.

El gobierno de España consciente de esta necesidad, ha implementado algunas de estas medidas. Pero en nuestra opinión son necesarias reformas más profundas (al igual que en el resto de la UE), ya que siguen existiendo riesgos. Sin embargo, a pesar de que aún hay mucho por hacer y sea cierto que la crisis no ha acabado, podemos decir que el optimismo ha vuelto.

Los principales indicadores macroeconómicos, que tuvieron una evolución adversa, a día de hoy presentan muy buenas perspectivas. Las cifras muestran que el país ha superado lo peor del ciclo negativo y se enfrenta con rigor a una nueva etapa de crecimiento:

  • España ha generado el 50% del nuevo empleo de la UE en los últimos 6 meses.

  • Se prevé un crecimiento del PIB en 2014-2016 mayor que Francia y Alemania.

  • La prima de riesgo ha pasado de 600 a 130 puntos básicos.

  • Es la primera vez en 30 a 40 años que existe un superávit comercial.

  • Los bancos se anotaron 8 mil millones de ganancias en el primer trimestre de 2014.


España no era tan atractiva para los inversores internacionales desde los años 80 y 90

Después de años de sequía inversora motivada por la falta de confianza, los inversores que ya han hecho negocios en España muestran su satisfacción con los rendimientos obtenidos. Las fusiones y adquisiciones transfronterizas, los activos inmobiliarios, la compra de deuda española y la inversión en innovación se presentan como las apuestas más seguras según los expertos.

Si bien se trata de una excelente noticia, desafortunadamente estos indicadores no suponen por sí mismos evidencia suficiente para dar la crisis por cerrada.

¿Y tú qué opinas?

¿Crees que verdaderamente España está por fin en la senda del crecimiento económico? o ¿simplemente es tan solo un espejismo y aún nos queda mucho para salir de esta crisis?

Quizás te interese:

  • España ha vuelto (Parte II)

  • España ha vuelto también en la construcción


2 vistas

Inscríbete en Insights