Efecto impositivo de las Reservas de Capitalización y Nivelación

Estos efectos quedan recogidos en la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (IS).

¿Qué es la Reserva de Capitalización?

La Reserva de Capitalización es un beneficio fiscal consistente en la posibilidad de reducir la base imponible del IS en el importe del 10% del incremento de Fondos Propios, condicionado a la dotación de una reserva indisponible. Este incentivo se aplica por primera vez en el ejercicio 2015, por lo que las sociedades deberán tenerlo en cuenta en la previsión del gasto por impuesto de sociedades que realicen al cierre de 2016, en caso de que prevean su aplicación.




Uno de los requisitos es que se dote una reserva por 5 años, desde el cierre del ejercicio fiscal al que corresponda la reducción, salvo que en dicho período la entidad registre pérdidas contables. En función de lo anterior, el criterio del ICAC, es que la reducción se asimile a una diferencia permanente, rebajando la cuantía del gasto por impuesto corriente, conforme a las justificaciones ya recogidas en la exposición de motivos de la Resolución de 9 de febrero de 2016, del ICAC, por la que se desarrollan las normas de registro, valoración y elaboración de las cuentas anuales para la contabilización del Impuesto sobre Beneficios.


¿Qué pasa si no se dispone de suficiente base imponible para aplicar la totalidad de la reducción por la dotación de la reserva de capitalización?

En ese caso, la parte no aplicada originaría el nacimiento de una diferencia temporaria deducible, con la posibilidad de reconocer un activo por impuesto diferido, de funcionamiento similar al de la cuenta de Derechos por deducciones y bonificaciones pendientes de aplicar.

¿Qué clase de diferencia genera la reserva de nivelación?

¿Permanente o temporaria? A diferencia de la reserva de capitalización, en la reserva de nivelación sí se dan las circunstancias para reconocer un pasivo por diferencias temporarias imponibles.

Mediante el mecanismo de la reserva de nivelación, las entidades incluidas en el régimen especial de empresas de reducida dimensión, a las que se aplica un tipo de gravamen del 25%, pueden minorar su base imponible positiva hasta en el 10 por ciento de su importe, con el límite de 1 millón de euros.


El importe de dicha reducción se puede compensar con bases imponibles negativas de los 5 años siguientes. En su caso, la parte no compensada se adicionaría a la base imponible del sexto año. En consecuencia, el pasivo por impuesto diferido inicialmente reconocido revertirá, ya sea por la compensación con bases imponibles negativas, o transcurrido el plazo de 5 años sin incurrir en pérdidas fiscales.


ANÁLISIS Y GESTIÓN FINANCIERA

¿Qué reflejo tendrá en las Cuentas Anuales:

El reflejo de este incentivo fiscal en las Cuentas Anuales será el siguiente:

Consignar el importe de la reserva de capitalización en un epígrafe separado del balance de situación: para ello la DGRN ha modificado el modelo de balance para su depósito en el Registro Mercantil, incorporando dicha partida de forma específica.


Memoria: la regulación de este incentivo no exige información específica de la reserva de capitalización en la memoria, por lo que se aplicará la regulación del contenido mínimo contenida en el PGC:

En el apartado fiscal: naturaleza, importe y compromisos adquiridos en relación con los incentivos fiscales aplicados durante el ejercicio. Asimismo, si resultase aplicable el límite de la reducción y se activase el correspondiente crédito fiscal por el incentivo pendiente de aplicar, se explicará dicho activo fiscal.

En el apartado de fondos propios: se informará de este incentivo ya que la reserva de capitalización es indisponible, y deben explicarse las circunstancias que restringen la disponibilidad de las reservas.

Más artículos sobre Finanzas Bajo Control:

  • Pymes y autónomos, ¿me benficia acogerme al criterio de caja?

  • Operaciones bancarias arriesgadas según el país

0 vistas

Inscríbete en Insights