Dividendos y crisis del COVID

Actualizado: 27 may 2021

Con carácter general, los socios de las sociedades de capital tienen derecho a participar en las ganancias de la Compañía. Así viene específicamente reconocido en el artículo 93 a) de la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”).

En este sentido, los fondos disponibles para dividendos resultan de la suma de los beneficios del ejercicio (saldo acreedor de la cuenta de pérdidas y ganancias) una vez satisfechas ordenadamente las atenciones legales y estatutarias, más las reservas de libre disposición preexistentes en la sociedad que excedan de los gastos de investigación y desarrollo que la sociedad decida aplicar al pago de dividendos. Beneficio del ejercicio (satisfechas las necesidades legales y estatutarias) + Reservas de libre disposición preexistentes en la sociedad (excedentes de los gastos de I+D+i) destinadas a dividendos

Esta es la regla general.

Sin embargo, a raíz de la crisis del COVID, se han introducido una serie de limitaciones que conviene tener presentes a la hora de decidir repartir, o no, dividendos: En primer lugar, las empresas y sociedades que a fecha 29 de febrero de 2020 tuvieran más de 50 empleados y se hayan acogido a expedientes de regulación temporal de empleo conforme al Real Decreto-Ley 24/2020, de 26 de junio (ERTEs por causa de fuerza mayor utilizando recursos públicos, como es la exoneración total o parcial de cotizaciones), no pueden repartir como dividendos los beneficios correspondientes al ejercicio en que se apliquen estos expedientes de regulación temporal de empleo, salvo que devuelvan previamente las cuotas de la Seguridad Social de las que haya sido exonerada, renunciando por tanto a dicha exoneración.

Esta limitación se aplica mientras sigan vigentes los ERTEs. El Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo extendió la vigencia de las medidas especiales relativas a los ERTEs hasta el 31 de enero de 2021, aunque ahora el Ejecutivo plantea pactar una ampliación hasta el 31 de mayo (fecha en la que finaliza el Estado de Alarma). Por otro lado, el BCE recomendó en 2020 que las entidades de crédito se abstuvieran de repartir dividendos y de contraer compromisos irrevocables de repartirlos respecto de los ejercicios de 2019 y 2020, así como de recomprar acciones para remunerar a los accionistas. La finalidad de la recomendación era tratar de que las entidades de crédito preserven sus recursos de capital de forma que pudieran y puedan apoyar a la economía real y absorber las pérdidas en la situación de crisis generada por el COVID.

Esta recomendación era aplicable a: (i) las entidades y grupos de entidades supervisados significativos (las Entidades y grupos de Entidades de mayor tamaño de cada Estado Miembro), que son las que supervisa el BCE y (ii) a las autoridades de cada Estado miembro (en nuestro caso, el Banco de España) respecto del resto de Entidades de crédito que son las que supervisan las autoridades nacionales. La presente estuvo vigente hasta el 1 de enero del presente año. Ahora, de cara a 2021, el BCE se ha pronunciado recomendando que si bien no procede suspender los repartos de dividendos, sí procede instar que los dividendos y la recompra de acciones se mantengan por debajo del 15% del beneficio acumulado de 2019 y 2020 (y que no sobrepasen los 20 puntos básicos de la ratio de capital de nivel 1 ordinario si este importe fuera menor). Además, ha limitado el reparto de dividendos al accionista a aquellos bancos y entidades rentables y con trayectorias de capital sólidas (cuestión que además supervisará el propio BCE). Todo esto hasta septiembre de 2021; teniendo en cuenta el entorno económico, la estabilidad del sistema financiero, y el grado de certidumbre respecto de la planificación del capital. Por último, respecto a la suspensión del ejercicio del derecho de separación de los socios por no reparto de dividendos, sabemos que:

  • Respecto al ejercicio fiscal 2019 y con carácter general, no cupo en 2020 (hasta el 31 de diciembre) el ejercicio de este derecho, pues afectaba al año natural en curso en el que debían aprobarse las cuentas anuales del ejercicio anterior.

  • Respecto al ejercicio fiscal 2020 cuyas cuentas anuales deben aprobarse este 2021 tampoco cabe este derecho para las sociedades que se acogiesen en su día a un ERTE conforme a lo dispuesto en el Real Decreto-ley 18/2020 (salvo que las empresas devuelvan las ayudas recibidas y siempre que a fecha 29 de febrero de 2020, tuvieran menos de cincuenta personas trabajadoras, o asimiladas a las mismas, en situación de alta en la Seguridad Social).

Por supuesto, desde IVC seguiremos comentando futuras actualizaciones al respecto. Y si tienes alguna cuestión...


45 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights