¿De qué depende el crecimiento de una empresa?

Muchos dirían que de las ventas, otros que de la reducción de costes y unos cuantos más asegurarán que depende de la optimización de los procesos, pero lo cierto es que generar compromiso entre los empleados se ha convertido en un factor fundamental para garantizar el alto rendimiento de una organización que, muchas veces, conlleva un crecimiento de la empresa. Elegir el talento adecuado, explotar todo su potencial a través del desarrollo de sus fortalezas y promover el balance de vida, impulsa el crecimiento de una empresa.


De acuerdo al último reporte de Gallup 2013, en España sólo el 18% de los empleados se encuentran comprometidos con sus lugares de trabajo, este compromiso está directamente relacionado con los líderes que dirigen la organización.


En el mismo estudio se expone que la fidelidad de un empleado depende en un 70% de la relación que tenga con su gerente de línea y en un 30% de la relación con otros colegas e iniciativas internas para mejorar el ambiente laboral. Es por ello que quien desempeñe un rol gerencial debe tener en cuenta que sus habilidades en el manejo de equipos son tan importantes como sus conocimientos técnicos.



Cada individuo es único en su manera de ser, de entender las cosas, razonar o sentir; y la forma de comportarse es una oportunidad para el empleador de ayudar a desarrollar las fortalezas de cada persona. Las compañías que invierten tiempo y recursos en hacer que el empleado entienda sus fortalezas para luego aplicarlas en el lugar de trabajo se benefician de un aumento de las ganancias, de la productividad, la eficiencia y la fidelidad interna.

Artículo relacionado

Social Awareness, porque las empresas somos todos

Niveles de compromiso empresarial

Los gerentes deben sentir un genuino interés por su equipo, conocerlos y, sobre todo, entender que son personas con emociones, sentimientos y problemas. Para lograr un verdadero compromiso el empleado debe sentirse respetado, tomado en cuenta y debe entender muy bien su propósito dentro de la empresa. Asimismo, necesita conocer de qué forma su rol contribuye con el crecimiento de tu compañía y desde ese punto qué puede hacer para impulsar cualquier cambio.

Construir una relación que se basa en la confianza trae consigo un ambiente laboral positivo en el que los empleados se sienten valorados. Sin embargo, esta situación a veces no se produce y por ello se hace imprescindible evaluar cómo está la relación y el compromiso de tus empleados para saber en qué nivel se encuentran:

  • Empleado perjudicial: personas poco comprometidas, poseen una actitud pesimista y se quejan frecuentemente de las cosas contagiando a los demás. Se esfuerza cada vez menos y por lo general su ciclo es corto, terminan marchándose de la empresa o siendo despedidas.

  • Empleado indiferente: la mayoría de los trabajadores se encuentra en este tipo. Se limitan a hacer su trabajo y obligaciones de la mejor forma, pero no ponen mayor empeño en ser mejores. Terminarán yéndose de la organización a menos que ésta haga algo por motivarlos.

  • Empleado contribuyente: se identifican con la empresa y muestran alto nivel de compromiso. Suelen tener alto rendimiento y un potencial para transformarse en líderes; aportan valor a la organización.

Cuatro claves para comenzar a generar compromiso

Estos son los 4 puntos básicos que toda organización debe tener en cuenta para comenzar a generar un mayor compromiso con sus empleados:

  1. Tener una identidad corporativa clara: todos los empleados quieren saber hacia dónde se dirige la compañía, cuál es su visión, sus valores y objetivos.

  2. La media y alta gerencia de la compañía debe ocuparse de aspectos claves como: el desarrollo de talento, promoción de nuevas ideas o el reconocimiento de éxitos.

  3. Conocer quiénes son los empleados de la organización: es necesario saber de la audiencia a la que se le dirigirá el mensaje, como cualquier estrategia de marketing, hay que conocer quién es nuestro público objetivo, su edad, sus preferencias, gustos, si tienen familia, etc.

  4. Crear iniciativas que promuevan el balance de vida: en base al conocimiento de la audiencia, tanto Recursos Humanos como los gerentes deben impulsar acciones que inviten al empleado a disfrutar de una conciliación entre su trabajo y su vida personal.

No olvidemos que construir una cultura de compromiso es una tarea del día a día, que sólo parte de la voluntad de las organizaciones preocupadas realmente por las personas. Y se encuentra basada en la relación de los líderes de la organización con los empleados. Razón que ha motivado la realización de innumerables estudios acerca de la importancia de promover una cultura de compromiso que genere beneficios y mejores resultados gracias a la satisfacción de sus empleados.


Más artículos sobre talento y estructura:

  • Problemas y soluciones del reclutamiento «ASAP».

  • Notoriedad de marca- Resultado de la identidad corporativa

0 vistas

Inscríbete en Insights