Crecer con financiación y no morir en el intento

Actualizado: hace 3 días

En un artículo anterior del blog de IVC, hablábamos sobre cómo presentar tu "aventura empresarial" a un inversor con la idea de conseguir financiación para empezar a rodar. En este artículo, explicamos cómo conseguir financiación para hacer crecer tu startup.



En España, podríamos considerar un éxito conseguir una inversión de alrededor de 200,000 euros. Pero seamos francos, esa cantidad está bien sólo para arrancar tu proyecto y empezar a tener tracción. Podrás ejecutar tu estrategia de marketing, terminar de desarrollar tu producto y contratar un equipo pequeño que te permita captar tus primeros clientes. Sin embargo, cuando necesites escalar tu negocio vas a necesitar recurrir a un volumen de inversión mayor que el denominado capital semilla.

¿A qué nos referimos con escalar?

Antes de ir más allá, aclaremos ciertos conceptos. La escalabilidad es la cualidad por la que un sistema o un modelo mantiene (o mejora) su rendimiento cuando es expuesto a grandes cargas de trabajo. Aplicado al mundo de las empresas y los negocios, una organización tiene un modelo escalable cuando tiene la estructura necesaria para soportar el crecimiento empresarial.

En las startups tecnológicas, este crecimiento suele ser muy rápido y a menudo, por no disponer de los recursos necesarios para gestionarlo, puede causar la famosa “muerte por éxito”. ¿Te suena aquello de que sólo un 90% de las nuevas empresas no supera los primeros tres años de vida?

¿Cómo pedir dinero para escalar tu startup?

En un artículo previo comentabamos la importancia de dar visibilidad al inversor sobre la rentabilidad que le va a proporcionar fondear tu empresa. Recuerda que en la primera ronda de financiación tienes que hacer ver que tu producto de solución un problema real; sin embargo, en una segunda ronda el punto de vista cambia ligeramente.

En este tipo de rondas el inversor parte de la base de que tu modelo de negocio está validado, posees una cifra respetable de facturación y a priori, existe potencial de crecimiento. Ahora bien, necesitas volver a demostrar que invertir en tu empresa merece la pena en términos de rentabilidad. Para ello, debes transmitir con claridad los tres puntos que detallo a continuación: quién eres y en qué punto estás, en qué te diferencias y a dónde quieres llegar.

Artículo relacionado

5 aspectos vitales para presentar tu startup a un inversor

Quién eres y en qué punto estás

Aunque probablemente en este punto tengas un modelo de negocio validado, una excelente presentación de tu empresa te facilita el camino. Presenta tu equipo, la oportunidad de mercado, tu solución a la necesidad real del mercado, así como tu modelo de generación de ingresos y principales indicadores financieros que describan tu situación actual en cuanto a número de clientes y cifra de negocio.

En qué te diferencias

Tu diferenciación sigue siendo un punto vital para un inversor, sin importar la fase en la que se encuentre tu empresa. En este punto, habrás validado las hipótesis sobre las que se sustentaba tu modelo de negocio y habrás rechazado otras tantas. Tu entorno ha cambiado y tienes que adaptarte a él.

Probablemente, en consecuencia hayas iterado tu modelo de negocio y encontrado nuevos competidores. Estudia tu competencia y presenta qué cualidad te hace único. Una vez más, deja claro qué es lo que te hace difícilmente replicable y te permita “quitar el euro” a las empresas de tu industria.

A dónde quieres llegar: tu road map

Es la idea más importante y la que va a ser decisiva para que el inversor tome la decisión sobre si invierte el dinero en tu startup o no. Por tanto, es donde debes presentar tu plan estratégico a medio-largo plazo con todos los detalles clave.

El éxito de nuestra búsqueda de financiación va a depender en gran medida de si somos capaces de presentar un plan definido para cada euro del dinero solicitado, es decir, detallarle al inversor a dónde va a ir a parar su dinero con hitos e indicadores que permitan evaluar el cumplimiento de ese plan en el transcurso del tiempo. A continuación te presento una serie de puntos importantes a la hora de construir tu plan de crecimiento y transmitirlo de forma que el inversor pueda sentir que has hecho los deberes.

  • Potencial mercado / producto: define cuál va a ser el estado de tu empresa desde el momento en que recibas el dinero hasta tres años más tarde. ¿Qué cifra de negocios esperas obtener? ¿Vas a integrar alguna tecnología? ¿Podría ser adquirida tu empresa por una empresa mayor que te necesita para incrementar su valor? Transmite al inversor la idea de que estás buscando un aliado a largo plazo.

  • Equipo: el equipo humano es la pieza fundamental para una escalabilidad éxitosa. ¿Qué incorporaciones se van a realizar para sustentar el creciemiento? ¿Tienen experiencia en tu sector? ¿Se necesita fuerza comercial o de desarrollo de producto? ¿Qué salarios se va a pagar para atraer talento?

  • Procesos: así como el equipo, los procesos por los que se guían son igual de importantes, especialmente cuando ampliamos la plantilla o entramos en un mercado nuevo. ¿Qué función va a desempeñar cada miembro del equipo? ¿Cómo se van a gestionar las oportunidades comerciales? ¿Cuál es proceso de venta? ¿Y el de reporting?

  • Canal: para acelerar el time-to-market y el alcance geográfico de tu empresa, necesitarás partners. ¿Qué perfil van a tener? ¿Serán partners comerciales o tecnológicos? ¿Qué tipo de clientes tienen? ¿Cuánto dinero va a estar destinado a la gestión y el desarrollo del canal?

  • Crecimiento internacional: es probable llegados a este punto de crecimiento que gran cantidad de los fondos que estés solicitando vayan destinados a abrir nuevos mercados internacionales. ¿Cuáles van a ser? ¿Tendrás presencia física en el mismo o un equipo situado en tus oficinas funcionando en remoto?

Obtener financiación no es una tarea sencilla. Piensa que, en el punto en el que te encuentras, la cantidad que solicitas suele ser mucho mayor que en una fase en la que el capital semilla era suficiente. Además, el perfil de inversor dispuesto a apostar por tu negocio es más adverso al riesgo: te encuentras en un punto en el que la alternativa al crecimiento es probablemente la desaparición.

Plasmar tu plan a futuro de una forma clara y completa va a facilitar a tu inversor la decisión de invertir. Vas a transmitirle que está poniendo su dinero en buenas manos. Lo está prestando a alguien que tiene un plan definido para sacarle rentabilidad y que genera lo que una vez más prima en los negocios: la confianza.


DIAGNÓSTICO GRATUITO

Más artículos sobre Desarrollo de Negocio B2B:

  • Productividad ¿cuánto has sido capaz de entregar esta semana?

  • Pídele a los Reyes Magos una startup

  • ¡Vamos al mercado! Pero no de cualquier manera

Imágenes: Shutterstock

0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights