¿Cómo ser un Freelance y sobrevivir en el intento?

Probablemente al leer el título de este artículo pienses que sólo va dirigido a autónomos y que no es de tu interés, pero no te apresures y piénsalo de nuevo, porque quizás te sea muy útil si estás relacionado con alguno de los siguientes casos:

  1. Eres empresario o responsable del departamento administrativo y posiblemente alguno de tus proveedores de bienes o servicios sea autónomo.

  2. Ejerces el cargo de consejero o administrador de una sociedad, donde además ejecutas funciones de dirección y gerencia, o prestas servicios para una sociedad mercantil capitalista (a título lucrativo) de forma habitual, personal y directa, y tienes el control efectivo, directo o indirecto, de la misma. Estando, en ambos casos, dentro del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Si te sientes identificado con alguno de ellos, ¡te invitamos a seguir leyendo!




Ser autónomo implica el cumplimiento de diversas normas establecidas en las leyes y obligaciones formales vigentes en España; y por tanto, los autónomos, así como las sociedades jurídicas, deben llevar la gestión de sus cuentas en relación con su actividad económica. Sin embargo, cuando se toca el tema de gastos deducibles suele generarse una multitud de preguntas y dudas que hoy, en este artículo, intentaremos resolver y despejar.

¿Cuáles son los requisitos para que un gasto sea deducible?

Todo negocio conlleva una serie de desembolsos económicos (gastos) vinculados a la actividad comercial, pero en el caso de los autónomos es necesario que estos cumplan 3 premisas para ser considerados como gastos deducibles:

1. Deben ser gastos relacionados con la actividad económica realizada autónomo.

2. Han de justificarse mediante un soporte documental, cumpliendo una serie de requisitos que establece el Reglamento de Facturación:

  • Las facturas ordinarias (facturas) se usan habitualmente, ya que nos permite deducirnos la cuota de IVA que nos han aplicado. Su contenido es el siguiente:

  • Número factura.

  • Fecha factura.

  • Datos emisor factura (nombre y apellidos o razón social, NIF y domicilio fiscal).

  • Datos destinatario factura (nombre y apellidos o razón social, NIF y domicilio fiscal).

  • Descripción operación.

  • Desglose porcentajes IVA (tipos de IVA) aplicados a cada operación.

  • Desglose cuotas IVA. Desglose Base Imponible.

  • Total factura.

  • Precepto legal en caso de que la factura esté exenta de IVA.


  • Las facturas simplificadas (tickets) son muy frecuentes en compras a comercios al por menor. Su contenido es el siguiente:

  • Número factura.

  • Fecha factura.

  • Descripción operación.

  • Tipo impositivo aplicado y la expresión “IVA Incluido”.

  • Desglose entre bases imponibles si la factura tiene varios tipos de IVA.

  • Importe total.


Se puede solicitar que se identifique al destinatario de la factura para poder deducirse el IVA correspondiente. Hay que recordar que los albaranes y las facturas proforma no ejercen derecho a deducción.

3. Los gastos deben estar registrados contablemente en sus respectivos libros de gastos e ingresos.

Artículo relacionado


Claves para una buena gestión de cobros

¿Qué gastos se pueden deducir los autónomos en la declaración de IRPF?

A continuación, te indicamos los gastos más frecuentes en una actividad profesional que se deben tener en cuenta para su desgravación en el IRPF por los autónomos que tributáis en el régimen de estimación directa, tanto en su modalidad normal como en la simplificada:

  • Gastos de explotación: Compras de mercaderías, materias primas,combustibles, envases, embalajes y material de oficina.

  • Sueldos y salarios.

  • Otros gastos de personal: formación, indemnizaciones, seguros, obsequios, etc.

  • Seguridad social a cargo de la empresa: cotizaciones derivadas de la contratación de personal y la del propio autónomo. Respecto a las aportaciones a mutualidades de previsión social, es deducible el 50% de la aportación por contingencias comunes.

  • Arrendamientos, cánones, reparación y conservación: alquileres, cánones, asistencia técnica, leasing que no tengan por objeto activos no amortizables, como terrenos y solares. En los casos de mantenimientos y repuestos serán deducibles cuando no supongan una ampliación o mejora.

  • Servicios profesionales independientes y otros servicios exteriores: honorarios de abogados, economistas, auditores, notarios, etc. Así como los gastos de transportes, servicios bancarios, suministros y demás gastos de oficina.

  • Otros tributos fiscalmente deducibles: IBI, IAE, entre otros.

  • IVA soportado: Sólo será deducible cuando no se pueda deducir en la declaración de IVA por desarrollar una actividad exenta de IVA.

  • Amortizaciones: Importe del deterioro del inmovilizado material o intangible afecto a la actividad.

  • Gastos financieros: Intereses de préstamos y créditos; descuento de efectos; recargo por aplazamiento del pago de deudas; intereses de demora de aplazamientos de pagos a hacienda.

  • Pérdidas por deterioro del valor de los elementos patrimoniales.

  • Otros gastos deducibles: adquisición de libros, suscripción a revistas profesionales, gastos de asistencia a cursos o conferencias relacionados con la actividad, cuotas de asociaciones empresariales; cámaras de comercio, así como las primas de seguro por enfermedad satisfecho para el autónomo, cónyuge o hijos menores de 25 que convivan en el domicilio familiar, con un máximo de 500 euros por persona.

  • Gastos de difíciles justificación: Hay un tope anual de 2.000 Euros para la deducción en estimación directa simplificada.

  • Provisiones fiscalmente deducibles: sólo los autónomos que tributen en estimación directa normal podrán desgravar las facturas no cobradas o los gastos asociados a las devoluciones de ventas.

  • Gastos fiscalmente no deducibles: no serán deducibles las sanciones y/o recargos por presentación fuera de plazo las declaraciones de Hacienda, pérdidas del juego, gastos realizados por personas o entidades residentes en paraísos fiscales, regalos a terceros aunque sean clientes, IVA soportado que sea deducible en la declaración del IVA.

Por otra parte, existen una serie de gastos deducibles de los autónomos que se consideran especiales, éstos son los correspondientes a: vivienda o local, vehículo, teléfono móvil, viajes y vestuario. Hacienda es cada vez más exigente en cuanto a los requisitos que los justifiquen, ya que generan dudas debido al grado de afección que pueden tener con la actividad económica.


En la publicación de nuestro próximo artículo analizaremos con detalle cada uno de estos gastos deducibles especiales.


Más artículos sobre finanzas bajo control:

  • Sal de España con garantías- Crédito documentario de exportación

  • Tareas administrativas, un dolor de cabeza para muchas empresas

0 vistas

Inscríbete en Insights