Cómo reducir la factura fiscal con la reserva de capitalización

Actualizado: hace 3 días

De entre las novedades que introdujo la nueva Ley 27/2014 del Impuesto sobre Sociedades (LIS), la denominada Reserva de Capitalización es de los pocos mecanismos que quedan para reducir la tributación efectiva en el Impuesto sobre Sociedades. Un incentivo fiscal consistente en la reducción de la base imponible en máximo 10% del importe del incremento de los fondos propios.


¿En qué consiste?

La reserva de capitalización permite dejar al margen de tributación aquella parte del beneficio que se destine a la constitución de una reserva indisponible. Este incentivo fiscal potencia la capitalización empresarial mediante el incremento del patrimonio neto. Además, ya no existe requisito de inversión en algún tipo concreto de activo (tal y como exigía la anterior deducción por reinversión en beneficios extraordinarios).

Esto implica reducir el tipo de gravamen efectivo en el Impuesto sobre Sociedades, de manera parecida a las antiguas deducciones, suprimidas prácticamente en su totalidad en la última reforma fiscal aprobada por el Gobierno. La diferencia es que la reducción por la reserva de capitalización se aplica en la base imponible. Por el contrario, la reserva de nivelación para las PYMES produce un diferimiento en la tributación.

La creación de este incentivo fiscal potencia la capitalización empresarial mediante el incremento del patrimonio neto, así, las sociedades que prevean su aplicación, deberán tenerlo en cuenta en la previsión del Gasto por Impuesto sobre Sociedades que realicen al cierre del ejercicio 2015.

¿Cuáles son los requisitos para la reducción en la base imponible?

Los contribuyentes podrán reducir su base imponible en hasta 10% del importe del incremento de fondos propios de la entidad, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Que el importe del incremento de los fondos propios de la entidad se mantenga durante los 5 años siguientes desde el ejercicio al que corresponde la reducción, salvo por la existencia de pérdidas contables en la entidad.

  • Que se dote una reserva indisponible por el importe de la reducción, que deberá figurar en el balance debidamente separada e identificada durante el plazo de los 5 años.

En el supuesto de insuficiencia de base imponible para aplicar la reducción, el exceso podrá reducirse de la base en los dos años siguientes, junto con la reducción del propio ejercicio y con el mismo límite.

En caso de que se incumplan los requisitos establecidos, las cantidades reducidas deberán ser regularizadas con los correspondientes intereses de demora.

¿En qué momento debe de dotarse la reserva?

Para aquellas entidades en las que el ejercicio económico coincida con el año natural, podrá aplicarse la reducción en la base imponible del período impositivo 2015, disponiéndose del plazo previsto en la norma mercantil para la aprobación de las Cuentas Anuales del ejercicio 2015 para dotar la reserva indisponible.

En estos días, en los que las sociedades están inmersas en la formulación y aprobación de las Cuentas Anuales, incluyéndose la distribución del ejercicio 2015, y ultimando los cálculos del Impuesto sobre Sociedades que se presentará a partir del 1 de julio de 2016, es el momento de echar cuentas, verificar si se puede aplicar este incentivo fiscal y conseguir reducir en hasta 2,5 puntos la factura fiscal. Si ha llegado hasta aquí y aún tiene dudas de cómo reducir su factura fiscal, contáctenos en fiscal@ivc.es


Más artículos sobre Cumplimiento Legal y Fiscal:

  • Lo que deberías saber sobre tu declaración de la renta

  • El control legal de las pérdidas en las Sociedades de Capital


0 vistas

Inscríbete en Insights