Cómo constituir una empresa en España

Actualizado: jun 22

Existen diferentes maneras de desarrollar un negocio en España, como empresario individual –lo que coloquialmente se denomina autónomo-, o a través de una sociedad mercantil. Las diferencias principales entre una y otra forma vienen determinadas por la limitación de responsabilidad personal, el tipo de actividad a desarrollar y el plazo de duración del negocio.


En el caso de los autónomos, y algunos tipos de sociedades que no tienen limitación legal de responsabilidad, destaca que tendrán responder frente a sus acreedores con todos sus bienes personales, presentes y futuros.


Por el contrario, en la Sociedad Anónima (SA) y en la Sociedad Limitada (SL), la responsabilidad del inversor es limitada por lo que sólo responderá de las deudas de la compañía con el importe de su aportación a la sociedad. La limitación de responsabilidad es lo que hace que la SA y la SL sean las formas más frecuentes para desarrollar un negocio.



Criterios para la elección de una forma societaria

  • El tipo de negocio a desarrollar: algunas actividades están reservadas por Ley a las SA, por ejemplo, los bancos, compañías de leasing, seguros, etc.

  • El número de socios: la SA está pensada para compañías que van a tener un gran número de socios, en las que es más importante el capital aportado por cada socio que sus cualidades personales, razón por la que existe mayor libertad en la transmisión de las acciones. Por el contrario, en las SL las condiciones personales de los socios son más importantes, razón por la que existen mayores restricciones para la transmisión de las participaciones.

  • El capital inicial: en las SA el capital mínimo es de 60.100 € y en las SL es de 3.010 €.

  • La mayor o menor flexibilidad en el control sobre los socios y administradores y en las condiciones operativas de la sociedad: las condiciones de operatividad de la SA son más estrictas y caras que en las SL.

Artículo relacionado

Legalización de libros obligatorios de los empresarios

¿Qué se aconseja?

De acuerdo con lo anterior, conviene constituir una SL si el capital que se quiere aportar es inferior a 60.100 €, si no va a haber un número elevado de socios y si se quiere tener menores costes operativos. Este tipo de sociedad es el ideal para pequeñas y medianas empresas y para empresas de carácter familiar.


Los trámites para la constitución de una sociedad varían según se trate de una SA o de una SL. En ambos casos, a grandes rasgos, los trámites a seguir son:

  1. La solicitud de una "Certificación negativa de denominación social" que acredite que la denominación social elegida no coincide con la de otra sociedad ya existente;

  2. Apertura de una cuenta bancaria a nombre de la sociedad donde poder realizar las aportaciones del capital social y la realización de las propias aportaciones de capital;

  3. Obtención de un certificado bancario con las aportaciones de capital;

  4. Redacción de los Estatutos;

  5. Firma de la escritura ante Notario;

  6. Declaración del impuesto por la aportación de capital (actualmente con exención);

  7. Inscripción en el Registro Mercantil;

  8. Obtención de Número de Identificación Fiscal (NIF);

  9. Legalización del Libro Registro de socios.

Los gastos de constitución van a ser principalmente los de Notaría y Registro. Se establecen en función de diferentes parámetros. Para una SL con un capital de 3.000 € los gastos de Notaría y Registro estarán, en conjunto, sobre los 500 €.

El tiempo que se tarda en constituir una Sociedad en España también depende de muchas circunstancias. Actualmente, los trámites suelen llevar alrededor de 45 días.


MANTENGASE AL DÍA DE LA NORMATIVA LEGAL


Más artículos sobre cumplimiento legal y fiscal:

  • Modificaciones de la Ley de Sociedades de Capital

  • Modificaciones para las autorizaciones de despacho aduanero

1 vista

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights