Aprobación del Anteproyecto de la Ley de Patentes

La Ley 11/1986, de 12 de marzo, Patentes supuso en su día la reforma completa de nuestro sistema de patentes en el contexto de la adhesión de España a la CEE. Desde entonces ha sufrido varias modificaciones con el fin de actualizarla y adaptarla a nuevas legislaciones. Pero dichas reformas no son suficientes para hacerla eficaz en un contexto que ha cambiado sustancialmente desde 1986.

“Por ello el Consejo de Ministros aprobó el pasado 11 de abril en primera lectura el Anteproyecto de la Ley de Patentes”.

Que es una patente y que funciones tiene.

Debemos partir de la base de que una Patente es un título que reconoce el derecho de explotar en exclusiva una invención, impidiendo a otros su fabricación, venta o utilización sin consentimiento del titular. Como contrapartida, la patente se pone a disposición del público para general conocimiento.

La función del sistema de patentes puede resumirse del siguiente modo:

  • Fomentar la innovación tecnológica premiando la creatividad intelectual. Como otorgan al titular de la patente protección para su invención, ofrecen a las personas el incentivo del reconocimiento a su creatividad y la posibilidad de obtener una recompensa económica si comercializan o explotan sus invenciones.

  • Promover la competencia y las inversiones para el desarrollo de nuevos productos o procesos, o de productos o procesos mejorados, alentando la investigación y el desarrollo. Resulta más probable que los inversores confieran respaldo financiero cuando existe la posibilidad de obtener un rendimiento a su inversión a cuenta de invenciones patentables.

  • Estimular la divulgación de información que puede resultar beneficiosa para la sociedad, porque la información comunicada en las patentes se publica.

  • Alentar la transferencia de tecnología a través de la información de dominio público contenida en bases de datos de patentes, porque cualquiera puede hallar tecnologías patentadas a las que quiera tener acceso y utilizar para sí.


La regulación de una patente debe estar actualizada y ser concordante con la realidad social, y con la legislación internacional.

De hecho, varios factores en el marco internacional son los que han contribuido al cambio:

  • El desplazamiento desde los procedimientos de concesión nacionales a los internacionales y el crecimiento en número y en proporción, de las patentes tramitadas a través de estos últimos.

  • El decisivo papel de la innovación como soporte del comercio internacional en una economía cada vez más globalizada.

Por ello uno de los objetivos de esta actualización es simplificar y agilizar en lo posible la protección de la innovación mediante patentes y modelos de utilidad, reducir las cargas administrativas, acelerar la tramitación y reforzar la seguridad jurídica, estableciendo como único sistema para la concesión de patentes el de examen previo de novedad y actividad inventiva, cuya implantación gradual era lo inicialmente previsto en la Ley de 1986. Las principales novedades que busca introducir este nuevo texto son:

  1. La Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) será la única institución que otorgue patentes en relación con el principio de unidad de mercado y la cobertura nacional de los títulos, entre los que se incluyen los certificados complementarios de protección de medicamentos y de productos fitosanitarios, y se amplía la legitimación para solicitarlos siguiendo el criterio abierto para los títulos comunitarios por sus respectivos reglamentos de creación.

  2. Incorpora las modificaciones adoptadas para las patentes europeas tras el Acta de revisión del CPE de 2000, al hacer explícita la posibilidad de patentar sustancias o composiciones ya conocidas para su uso como medicamento o para nuevas aplicaciones terapéuticas. En cuanto a los métodos de tratamiento quirúrgico, terapéutico y de diagnóstico siguen excluidos de la protección por patente en los mismos supuestos en que lo estaban antes, pero sin necesidad de recurrir a la ficción de su falta de aplicación industrial.

  3. No varía en lo esencial la regulación de las invenciones realizadas en el marco de una relación de empleo o de servicios en cuanto a la atribución de su titularidad. Simplemente se precisan algunas condiciones para el ejercicio de los derechos en el caso de las invenciones mixtas o de explotación, buscando un mayor equilibrio entre el deber de información del empleado y el de respuesta y ejecución del compromiso asumido en su caso, por el empresario o empleador.Por otra parte, se sustituye la presunción “de iure” que permitía al empresario reclamar la titularidad de las invenciones cuya patente se solicitara dentro del año siguiente a la extinción de la relación de empleo por otra que admite prueba en contrario, de que esas invenciones fueron realizadas durante la vigencia de la misma.

  4. Para acelerar el procedimiento se sustituyen las oposiciones previas por un sistema de oposición post-concesión, que es el generalizado en el derecho comparado, aunque se mantienen las observaciones de terceros, que sin interrumpir el procedimiento, podrán presentarse una vez publicada la solicitud y referirse a cualquier aspecto relacionado con la patentabilidad de su objeto. Mediante el establecimiento de un procedimiento único con examen previo de novedad y actividad inventiva, se busca obtener patentes de mayor calidad.

  5. Se mantienen las disposiciones generales sobre tasas y anualidades; se actualizan las referencias, y se reordenan las normas sobre tasas y su régimen de reembolsos, recargos, mantenimiento y exenciones, estableciéndose una reducción de un 50 % de las tasas de solicitud, búsqueda y examen para determinados emprendedores y Pyme.

Por lo demás, se mantiene la reducción ya existente con carácter general de un 15 % en el importe de las tasas vinculadas a la presentación electrónica de 12 solicitudes o escritos cuando dichas tasas son abonadas previa o simultáneamente por dichos medios técnicas.

La reforma pretende adecuar el marco legal a las necesidades actuales y facilitar la obtención rápida de títulos sólidos para los innovadores españoles.

Resulta obvio que una revisión tan general no podía abordarse desde una simple reforma parcial de la legislación actual, siendo necesario un nuevo texto legal para una mayor claridad y coherencia del conjunto de la regulación.

0 vistas

Inscríbete en Insights