Acceso a la financiación, el principal reto para las pymes

Actualizado: hace 3 días

Entre las dificultades se esconde la oportunidad” decía Albert Einstein. El desarrollo del entorno digital, añadido a una de las peores crisis financieras de nuestro tiempo, hace de la financiación alternativa una buena oportunidad para las nuevas empresas españolas que han decidido iniciar su trayecto en el país.

En los últimos años, y con la ayuda de los avances informáticos, la financiación alternativa se ha vuelto más fácil y rápida, y cada vez está más presente en nuestra sociedad. Las empresas ya no tienen por qué ir a una sucursal bancaria tradicional para conseguir capital, ahora con los nuevos dispositivos e internet podemos conseguir liquidez rápidamente a través de múltiples plataformas online.


Cuando una empresa considera que necesita dinero circulante es un buen consejo diversificar sus fuentes de financiación, con el objetivo básico de ganar liquidez. Todo esto le reportará una fuente de crédito en condiciones muy diferentes a la tradicional y monopolizada financiación bancaria.

¿Qué es la financiación alternativa?

El término Fintech hace referencia a la unión de la tecnología y la financiación, que está revolucionando los servicios financieros. Es sin lugar a dudas, una forma alternativa de obtener capital de manera rápida y sencilla, ofreciendo procesos más eficientes para las personas o empresas.

En España existen diversas plataformas que se dedican a la concesión de créditos; incluso en sectores específicos como son las pymes y autónomos (Spotcap es un ejemplo de este caso), lo que las convierte en disruptores del mercado financiero y las posiciona como agentes claves para la transformación digital del mismo, ya que otorgan la liquidez que tanto necesitan los empresarios para hacer viables sus negocios.

Lo más relevante de esta acción financiera, y así lo deben entender las pymes, es la búsqueda de fuentes alternativas a la banca. España tiene un importante problema con este hecho, como ha quedado demostrado durante la crisis financiera vivida los últimos años. El peso de la financiación bancaria en nuestro país es demasiado elevado, generando que la mayoría de los proyectos de inversión dependan directamente de que un banco les preste o no el dinero que necesitan. Con las restricciones del crédito bancario muchas inversiones se han quedado sin poder realizarse. Y sin inversión, no hay retorno, ni beneficios, ni crecimiento.

Por tanto, es muy recomendable que las pymes sigan los pasos de la diversificación financiera. La financiación alternativa está creciendo en España y aunque todavía se encuentra lejos de las cifras que se manejan en Estados Unidos o nuestros vecinos europeos, va por el buen camino.

Ventajas de la financiación directa o direct lending

Seguir dependiendo en exclusiva de la banca tradicional supone un gran riesgo para las pymes. Todavía hay un gran número de ellas que desconocen las oportunidades financieras que existen a parte de la banca.

La financiación directa es un tipo de financiación alternativa sin intermediación de entidades bancarias o de inversores ajenos. Una de las características principales de este modelo de financiación es que las compañías operan con capital propio y, por tanto, al prestar su dinero, son mucho más ágiles que cualquier otro tipo de modalidad fintech, o de los métodos de financiación bancarios tradicionales.

El dinero se obtiene de fondos constituidos a tal efecto y ofrecen recursos financieros con una mayor flexibilidad y mejores condiciones. En España, encontramos ya plataformas de crédito online que ofrecen este tipo de soluciones. Simplifican los procesos, mediante aplicaciones rápidas y préstamos casi instantáneos. Además, no tienen comisiones de apertura, ni cancelaciones.

Otros beneficios:

  • Las empresas pueden tapar déficit de efectivo o pagar las necesidades de financiación de emergencia si tienen acceso a las líneas de operación de crédito y otras formas de financiación a corto plazo.

  • Puede ser que sea más fácil para las empresas, especialmente para las pequeñas, asegurar la financiación a corto plazo en lugar de la financiación a largo plazo o por acciones.

  • Las tasas de interés a corto plazo son más bajas que las tasas de largo plazo, lo que da una mayor flexibilidad en la gestión de operación de sus negocios.

  • Es fácil y sencillo. En el caso de Spotcap, por ejemplo, todo se realiza de manera online y, en cuestión de horas, la empresa tiene acceso a una línea de crédito que puede ir hasta los 100.000 euros. En tan sólo tres pasos (datos personales, documentación fiscal y conexión bancaria). Este tipo de plataformas da una respuesta a la solicitud de manera casi instantánea, en menos de 24 horas.

En el futuro, según estas modalidades se vayan abriendo camino, es previsible que cada vez más empresas reduzcan su bancarización y tiendan hacia una coexistencia natural entre la financiación bancaria y otra complementaria basada, sobre todo, en una mayor participación en las fórmulas de préstamos directos.


Más artículos sobre Finanzas Bajo Control:

  • El bootstrapping como alternativa de financiación para emprendedores

  • Claves para una buena gestión de cobros


0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Inscríbete en Insights