19 mar

Tipos de seguros para las empresas, ¿deberías tener alguno?

Cristina Hernández |

Son increíbles los riesgos a los que se exponen los negocios aunque sean de poca envergadura. Por ello muchas veces sorprende que sean los propios empresarios quienes, debido a sus grandes ocupaciones, descuidan la protección de su patrimonio. Bien conocido es que la mayoría de las empresas necesitan algún tipo de cobertura contra posibles accidentes o amenazas, llegando inclusive a la necesidad de contratar a más de un tipo de seguro, según la naturaleza o sector donde opere la organización.

Tipos-de-seguros-para-empresa.jpg

En determinados negocios la contratación de seguros es obligatoria y en otros, aunque voluntario, es de sentido común disponer de ellos, ya que las consecuencias derivadas de las eventualidades que éstos cubren pueden ser muy graves si no se dispone de ellos, teniendo que ser asumidas por la propia empresa, con fuertes consecuencias civiles y, posiblemente, hasta penales.

Ejemplos:

  • Los profesionistas, tales como médicos y abogados, normalmente deben tener seguro de negligencia.
  • Las empresas que operan vehículos deben tener seguro de vehículos de motor.
  • Empresas que necesitan también seguros de propiedad para proteger mercaderías contra cosas tales como incendios o desastres naturales.

Tipos de seguros para las empresas

  • Seguro de accidentes para sus trabajadores: es un seguro personal a la plantilla que se fija en los distintos convenios colectivos, gran parte de los convenios colectivos obligan a las empresas a contratar este seguro. Estas pólizas de seguro suelen cubrir en materia de accidente no laboral o el fallecimiento por causas naturales.
  • Seguro de responsabilidad civil: es el seguro que responderá de los daños civiles que provoquemos con nuestra empresa en el desarrollo de la actividad mercantil o profesional. Pensemos por ejemplo en un accidente que tiene un cliente en nuestras instalaciones o en un trabajo profesional mal hecho en el caso de abogados, economistas o asesores.

En determinados casos no es obligatorio, pero es uno de los seguros más recomendables y que se sugiere siempre contratar. Por ejemplo, si en el desarrollo de mi actividad hemos cometido algún tipo de incidencia sea por servicios o mercancías, el coste económico de la reparación de ese daño lo debemos soportar de forma directa y esto puede derivarse en un problema de cuantía económica muy alta con consecuencias de problemas financieros graves.

  • Seguro multiriesgo: desde el momento en que la actividad se realiza en un establecimiento, oficina, nave industrial, etc., es recomendable la contratación de un seguro que pueda cubrir los daños del continente, local y su estructura y el contenido, mobiliario, maquinaria, equipos informáticos, etc. Este tipo de seguros, además de la reposición de los daños que se puedan sufrir, también ayudan en la reclamación de daños producidos por terceros.

Algunas claves para abaratar los seguros

En este sentido, es una labor muy importante seleccionar la compañía de seguros idónea y económica con la cobertura que necesitamos en nuestro negocio, al igual que hacemos con el resto de los proveedores.

Hay que evaluar en cada empresa y casuística si conviene tener más de una aseguradora para todas las pólizas o bien diferentes. En general, si tenemos varios seguros, como pueden ser multiriesgo (locales o coches), responsabilidad civil, etc., pactar toda la cartera de seguros con la misma compañía normalmente da mejor coste en general que tener un seguro en cada compañía. Aquí también entra en juego los bancos que se puede pactar con ellos mejores condiciones en créditos, hipotecas, leasing, a cambio de contratación de seguros.

No hay que dejar de pensar en la opción del reaseguro, ya que en muchos casos se solapan coberturas. En términos sencillos, cabría definir el reaseguro como "el seguro del seguro". Se trata de un contrato que suscribe la compañía de seguros que tienes contratada, con otra compañía (en este caso, sería la reaseguradora), para que asuma parte (o la totalidad) del coste de un posible siniestro.

Por ejemplo, en el caso de local comercial, que no sea solo un edificio, es decir que esté dentro de un edificio, el continente ya se incluye en la póliza de seguros del edificio, y a pesar de esto se incluye en la póliza de multiriesgo de la empresa. Aunque aseguremos dos veces ese continente sólo tendremos derecho a un cobro o una restitución en el caso de siniestro.

Seguir unas sencillas reglas, pedir presupuestos previos, negociar nuestras primas y condiciones puede suponer un ahorro en el coste de nuestros seguros superior al 40% de las primas pagadas como base. El ahorro racional es un pilar fundamental dentro de la empresa y el capítulo de seguros es uno de los mejores para tomar medidas.

Suscríbase a nuestra Newsletter y recibirá en su correo las últimas noticias y tendencias del mercado junto con una selección de nuestros mejores artículos para su empresa:

Empezar a recibir la Newsletter de IVC


Quizás te interese:


Imágenes: Flickr Tipos-de-seguros-para-empresa.jpg

Compartir
     
Deja un comentario