3 jul

Sociedad inactiva - ¿Y ahora qué?

Silvia Cubeles | Corporate Services, Cumplimiento Legal y Fiscal

El próximo 25 de julio vence el plazo para presentar el Impuesto de Sociedades (Modelo 200) en la mayoría de empresas españolas, todas aquellas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural e incluso aquellas que se hayan declarado como sociedades inactivas.

cerrar-sociedad-inactiva.jpg

Existen numerosas sociedades que por cualquier motivo cesan en la activad, debido a que ya no realizan ninguna de las actividades establecidas en su objeto social y consecuentemente no generan ingresos. Es por ello que optan por dejar la empresa inactiva pero no se liquidan.

El problema que presentan las empresas que declaran inactividad, es que dejan de atender el cumplimiento de ciertas obligaciones fiscales y mercantiles que siguen existiendo mientras la empresa no sea disuelta. No olvidemos que la inactividad hay que contemplarla como un cese de la vida económica de la empresa, no como el cese de ciertas obligaciones que aún debe cumplir.

¿Cuáles son las obligaciones que toda sociedad inactiva debe cumplir?

Toda sociedad inactiva deberá cumplir las siguientes obligaciones:

  • La sociedad debe presentar el Modelo 036 marcando la casilla 140 “Dejar de ejercer todas las actividades empresariales y/o profesionales (personas jurídicas y entidades, sin liquidación. Entidades inactivas)”. En la casilla 141 se indicará la fecha en que, efectivamente, ha cesado la actividad.

  • Presentar la declaración de Impuesto sobre Sociedades (Modelo 200), aunque al estar inactiva no deberá consignar ninguna partida en la cuenta de pérdidas y ganancias.

  • Dado que la Administración Tributaria notificará a través de medios electrónicos, hay que tener en cuenta que estas notificaciones se realizarán en la dirección electrónica habilitada única (DEH) del interesado, por tanto hay obligación de mantenerla activa.

Últimamente la Agencia Tributaria está realizando Requerimientos a sociedades que se encuentran inactivas o que, aun teniendo actividad, no genera rentas sometidas a tributación, instando al contribuyente a presentar todas las declaraciones de Impuesto sobre Sociedades omitidas y efectuar, en su caso, el pago de la deuda tributaria que resultase.

La consecuencia de no presentar la declaración del Impuesto de Sociedades puede acarrear sanciones. En concreto, la sanción sería de 150 euros si se incumple por primera vez un requerimiento, 300 euros si se incumple por segunda vez, y 600 euros si se incumple por tercera vez. .

Por tanto, y habiendo visto la tendencia que la Agencia Tributaria está llevando a cabo con respecto a las declaraciones del Impuesto sobre Sociedades, sería aconsejable revisar el cumplimiento de las obligaciones formales de todas las entidades en los ejercicios no prescritos, especialmente en aquellas sociedades que se encuentren inactivas o sin actividad. Si tiene alguna duda o requiere de más información, nos ponemos a su servicio.

Consúltanos


Artículos relacionados


Compartir
     
Deja un comentario