19 may

REAL DECRETO-LEY 18/2020, DE 12 DE MAYO, DE MEDIDAS SOCIALES EN DEFENSA DEL EMPLEO

Cindy Barany | Servicios Corporativos

¿Qué va a ocurrir con los ERTEs? ¿Cómo afecta esta situación al reparto de dividendos? ¿Se mantiene la exoneración de las cuotas a la SS? Estas cuestiones (y otras) se resuelven en el Real Decreto Ley 18/2020, de medidas sociales en defensa del empleo, en adelante el “RDL”, publicado la semana pasada.

post 19 de mayo

Cabe destacar, en primer lugar, que se prorrogan los ERTEs hasta el próximo 30 de junio de 2020 (como máximo) a todas aquellas empresas que no puedan reanudar su actividad por causas de fuerza mayor.

¿Y qué ocurre con las que sí puedan reanudar su actividad? Estas empresas podrán incorporar trabajadores afectados por ERTE (de fuerza mayor parcial) en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando en todo caso los ajustes necesarios en cuanto a reducción de jornada se refiere.

Si existiera intención de reanudar la actividad, las empresas deben comunicar la renuncia total al ERTE a la autoridad laboral competente (en un plazo de 15 días) y las variaciones en los datos de los trabajadores incluidos en dichos expedientes al SEPE.

Este RDL modifica además la disposición adicional 6ª del Real Decreto-ley 8/2020 en relación con la garantía del compromiso de mantenimiento del empleo por parte de las empresas estableciendo un plazo de 6 meses contados desde la fecha de reincorporación al trabajo de personas afectadas por el ERTE. En esta situación, se aclara que el mantenimiento del empleo no se considerará incumplido en los siguientes casos:

  • Que el contrato indefinido se extinga debido a un despido disciplinario procedente, a la dimisión, muerte, jubilación o incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez del trabajador; o al fin del llamamiento de trabajadores con contratos fijos – discontinuos cuando éstos no supongan despidos sino interrupciones.
  • Que el contrato temporal se extinga por expiración del tiempo convenido, la realización de la obra o servicio, o se produzca la extinción por no poder realizar de manera inmediata la actividad objeto de contratación.

Por otro lado, el RDL introduce 2 cláusulas relativas al reparto de dividendos y a la transparencia fiscal de las empresas. En cuanto a transparencia fiscal se establece que cuando éstas tengan su domicilio fiscal en paraísos fiscales no podrán acogerse a la prórroga de los ERTE por fuerza mayor. Por otro lado, en cuanto al reparto de dividendos, se indica que las empresas que se acojan a los beneficios derivados de la prórroga de los ERTE por fuerza mayor no podrán proceder al reparto de dividendos durante el ejercicio fiscal correspondiente a la aplicación de los ERTE, excepto si devuelven la parte correspondiente a la exoneración aplicada a cuotas de la Seguridad Social (SS).

Respecto a la exoneración de las cuotas a la SS, se plantean dos escenarios. Para empresas que continúen en ERTE de fuerza mayor total se mantiene una exoneración del 100% (si tienen menos de 50 trabajadores a fecha 29 de febrero de 2020) y del 75% (si tienen 50 o más trabajadores a fecha 29 de febrero de 2020).

En el caso de empresas que se encuentren en un ERTE por fuerza mayor parcial se establecen diferentes tramos en función del mes, del número de trabajadores y de su afectación por el ERTE. Además, se incentiva el retorno a la actividad laboral siguiendo las medidas sanitarias recomendadas. Dentro de los ERTES por fuerza mayor parcial:

- Para los trabajadores que reanuden su actividad: La exoneración será del 85% en mayo y del 70% en junio de 2020 (para empresas con menos de 50 trabajadores a fecha 29 de febrero) y del 60% en mayo y el 45% en junio de 2020 (para empresas con 50 o más trabajadores a fecha 29 de febrero).

- Para los trabajadores que continúen con sus actividades suspendidas: La exoneración será del 60% en mayo y del 45% en junio de 2020 (para empresas con menos de 50 trabajadores) y del 45% en mayo y del 30% en junio de 2020 (para empresas de 50 o más trabajadores).

Por otro lado, este RDL modifica la Disposición Final 3º del RDL 9/2020 (del 27 de marzo) para ampliar sus efectos al 30 de junio. Así, extiende a dicha fecha que en ningún caso la fuerza mayor y las causas ETOP en las cuales se amparan los ERTEs ocasionados por el Covid 19 justificarán la extinción del contrato de trabajo; y que la suspensión de los contratos temporales también a causa de ERTEs (fuerza mayor o ETOP) supondrá la interrupción del cómputo de su duración.

Finalmente, este RDL contempla también la creación de una Comisión de Seguimiento tripartita laboral del proceso de desconfinamiento compuesto por miembros de los Ministerios de Trabajo y Economía Social, Inclusión y Agentes Sociales (CEOE, CEPYME, UGT y CCOO) para el seguimiento de las medidas propuestas en la fase de lo que se denomina “excepcionalidad atenuada”.

Además, en la Disposición Adicional 1º de este RDL se deja abierta la posibilidad de que el Consejo de Ministros acuerde, llegado el 30 de junio, prorrogar los ERTEs por fuerza mayor total y parcial, así como las exenciones previstas y otras medidas de protección ante el desempleo.

Compartir
    
Deja un comentario