12 ene

PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO: Nueva Ley para el 2021 (I)

Lola Botija | Cumplimiento Legal y Fiscal, Corporate Services, PGE

Ante la reciente publicación en el BOE de la Ley 11/2020, de 30 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 surge la necesidad de analizar los cambios e implicaciones fiscales que esta ley origina.

Como punto final a un 2020 lleno de cambios normativos derivados de la situación excepcional vivida, la Ley de Presupuestos Generales del Estado para el año 2021 no se queda atrás: Las novedades normativas fiscales abarcan la mayoría de los impuestos principales, a saber: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre el Valor Añadido, el Impuesto sobre Sociedades, etc. Siendo, por tanto, muchos los cambios regulados en los distintos impuestos, nos centraremos en esta ocasión en aquellos que pueden afectar a las personas jurídicas.

Las principales novedades se han previsto para el Impuesto sobre Sociedades. En primer lugar, se introduce un cambio en cuanto a la limitación en la deducibilidad de gastos financieros. A partir de ahora, para la determinación del beneficio operativo, no se tendrán en cuenta los ingresos financieros de participaciones en instrumentos de patrimonio que se correspondan con dividendos cuando el valor de adquisición de dichas participaciones sea superior a 20 millones de euros.

En cuanto a la exención sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de valores representativos de los fondos propios, ésta se limita al 95% de dicho dividendo o renta, entendiéndose que no son deducibles los gastos de gestión referidos a tales participaciones, fijándose así su cuantía en un 5% (existe alguna excepción a esta limitación, por ejemplo, para filiales constituidas a partir de 2021).

Se elimina asimismo el requisito alternativo de que el valor de adquisición de la participación fuera superior a 20 millones de euros, resultando en que estarán exentos los dividendos o participaciones en beneficios de entidades, cuando se cumpla el requisito de que el porcentaje de participación, directa o indirecta, en el capital o en los fondos propios de la entidad sea, al menos, del 5%.

Para estos efectos se regula en la disposición transitoria cuadragésima a la Ley 27/2014, un régimen transitorio de tributación de aquellas participaciones con un valor de adquisición superior a 20 millones.

Dicha reducción del 5% en concepto de los mencionados gastos de gestión también se incorpora en relación con la no integración en la base imponible de los dividendos o participaciones en beneficios en la parte que corresponda a la renta positiva que haya sido incluida en la base imponible, que verán reducido el importe en dicha cuantía, salvo que concurran las circunstancias establecidas en el apartado 11 del artículo 21 de la Ley 27/2014.

De la misma forma se modifica lo relativo a la deducción para evitar la doble imposición económica internacional en relación con los dividendos y participaciones en beneficios, eliminando también el requisito del valor de adquisición superior a 20 millones de euros.

Por otro lado se añade que, para calcular la cuota íntegra, los dividendos o participaciones en los beneficios se reducirán en un 5% en concepto de gastos de gestión referidos a dichas participaciones, salvo que concurran las circunstancias establecidas en el mencionado apartado 11 del artículo 21 de la Ley 27/2014.

Por último, y en relación con la doble imposición, se incorpora un párrafo segundo en el artículo 64 de la Ley 27/2014 que establece que no serán objeto de eliminación los importes que deban integrarse en las bases imponibles individuales relativos al 5% en concepto de gastos de gestión.

También ha sido objeto de modificación la deducción por inversiones en producciones españolas de largometraje y cortometrajes y de series, estableciendo que, para su aplicación, los certificados requeridos serán vinculantes para la AEAT con independencia de su fecha de emisión, al igual que se extiende la aplicación de la deducción a contribuyentes que participen en la financiación de dichas producciones.

Por último, y no menos importante, se establece que el límite incrementado de la deducción al 50% se aplica también para las deducciones de producciones cinematográficas, series audiovisuales y espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales cuando estas deducciones superen el 10% de la cuota íntegra reducida en las deducciones para evitar la doble imposición internacional y las bonificaciones.

En cuanto al Impuesto sobre el Valor Añadido, la principal modificación ha sido el incremento del tipo impositivo aplicable a las bebidas refrescantes, zumos y gaseosas con azúcares o edulcorantes añadidos, que pasan a tributar al 21%. No obstante, también se modifica el artículo 70 de la Ley 37/1992 para dejar de aplicar la regla especial de uso efectivo a los servicios que se entienden realizados, conforme a las reglas de localización, en Canarias, Ceuta y Melilla. Asimismo, se modifica la disposición transitoria decimotercera de la mencionada Ley con el fin de prorrogar para el periodo 2021 los límites para la aplicación del régimen simplificado y el régimen especial de agricultura, ganadería y pesca. 

Para finalizar, en el Impuesto sobre Actividades Económicas se clasifica de forma específica las actividades de comercialización de los suministros como la electricidad y el gas, se crea un epígrafe para las grandes superficies comerciales que no se dedican principalmente a la ropa o a la alimentación y se añade un nuevo epígrafe para la nueva actividad de suministro de energía a vehículos eléctricos a través de puntos de recarga instalados en cualquier lugar.

Para más información, ¡estad atentos a la segunda parte!

Y si tienes dudas... 

Contáctanos

Compartir
    
Deja un comentario