12 abr

Oportunidades y amenazas de la transformación digital

IVC team | Business Development, Innovation

El mundo cambia rápida y constantemente. Hyperloop y empresas similares están utilizando el progreso tecnológico para crear nuevas oportunidades de transporte y así conseguir una gestión eficaz entre metrópolis. Otras empresas como Uber han conseguido, con solo un puñado de trabajadores y gracias a la aplicación de diferentes programas de entregas, ofrecer los mismos servicios que otros agentes globales ofrecen con muchos más recursos.

Transformación digital

Estos ejemplos del sector del transporte demuestran la fuerte incidencia de la transformación digital y, como consecuencia de ello, la  rápida internacionalización que el mercado está sufriendo. Las empresas de transporte público, las líneas aéreas o la totalidad del sector automovilístico, que cuentan con millones de trabajadores, se enfrentan a competidores globales completamente nuevos y corren el riesgo de perder mucho poder y, por ende, mucho dinero si no se adaptan rápidamente a este proceso de cambio. Sin duda, los principales agentes de cada uno de los sectores llevan intentando ejercer su influencia sobre el futuro digital y establecer los nuevos cánones durante años: BMW o Audi en el tema de la conducción autónoma, o Samsung o Google con la creación de un lenguaje coherente del Internet of Things (IoT).

En general, las nuevas tecnologías derivadas de estos cambios ayudan a simplificar los procesos que las empresas internacionales de todo el mundo afrontan en el día a día, pero por el contrario, también exigen a las empresas a enfrentarse a nuevos y apasionantes retos. La interconexión mundial ha hecho cambiar las reglas del juego y las empresas deben adaptarse. No obstante, la transformación digital ofrece la posibilidad de sobrevivir a  las marcas nacionales en el mercado internacional.

Oportunidades y amenazas de la transformación digital.

Es evidente que la internacionalización se extenderá a nuevas áreas de negocio. Al ofrecer productos y soluciones en el extranjero, las empresas tienen la oportunidad de reaccionar a las necesidades específicas locales -como hace Fanta con el sabor a sandía en España y Portugal, o Louis Vuitton al vender sus productos en los centros comerciales de Hong Kong en lugar de en las calles más exclusivas, como hace en Europa- y de este modo pueden ofrecer un producto mucho más adaptado a la demanda concreta de cada mercado.

Además, las empresas se pueden beneficiar de las economías de escala generadas por esta expansión. Esto les permite mejorar costes, logística y conocimientos: Por ejemplo, al aumentar el volumen de producción, se consigue reducir el coste medio de cada producto. Sin embargo, la ventaja más atractiva es el aumento del volumen de negocio. La población europea actual es de, aproximadamente, 743 millones de habitantes, lo que supone un 10% de la población mundial. En consecuencia, esto evidencia que las empresas que actúen exclusivamente en Europa (internacionalmente) cuentan con un potencial de aumento de su cifra de negocio muy significativo.

 

dESCARGATE AQUÍ NUESTRA INFOGRAFÍA <http://www.ivc.es/iot-beyond-the-hype>

 

No obstante, este posible aumento de la cifra de negocio se puede ver amenazada por los riesgos que la transformación digital plantea. Si estas empresas no desarrollan una transformación digital que les permita agilizar sus procesos e internacionalizar su actividad, las posibilidades de perder cuota de mercado en sus sectores son muy altas. Según los estudios de la consultora alemana Roger Berger, el potencial de negocio de Europa podría verse incrementado en 1,25 billones de euros en los próximos años. Por el contrario,  si no se toman las decisiones adecuadas, este mismo potencial de negocio podría verse disminuido en  605 mil millones de euros con respecto al total del valor añadido bruto europeo. Ademas, la transformación digital cambiará la estructura de la oferta mundial en todos los sectores comerciales. Así, los países europeos tendrán que enfrentarse a nuevos competidores de diferente origen y con tecnologías completamente diferentes.

¿Cómo afrontar el futuro?

Sin duda, aún hay tiempo para ejercer una influencia positiva sobre estos cambios radicales. Las empresas deben potenciar sus competencias digitales y cuestionar y revisar su ventaja competitiva actual para mitigar las posibles amenazas que estos cambios suponen. Si las empresas descubren que les falta conocimiento y experiencia en lo relativo a las posibilidades digitales, es altamente recomendable que busquen la asistencia de expertos para preparar sus acciones de futuro y aprovechar el reto de la internacionalización. Estamos, con toda seguridad, en el momento clave para hacernos estas preguntas y para no perder el tren de la transformación digital.

El tren está en marcha y va a afectar a tu negocio sin lugar a dudas —tú decides si quieres desarrollar nuevos cánones o adaptarlos a tus potenciales competidores.


 Artículos relacionados:


Ver vídeo Go-to-market

 

Compartir
    
Deja un comentario