21 abr

¿Es OKR la metodología perfecta para tu compañía? Conoce sus ventajas

Bloo Media | Gestión del talento, Corporate Services

¿OKR sí? ¿OKR no? OKR (Objetives and Key Results). es una metodología innovadora que, desde luego, tiene algo que la diferencia del resto. Tanto es la popularidad que está consiguiendo que ya ha cautivado a grandes compañías como Google, Intel o LinkedIn. Todas ellas la emplean en su organización interna desde los últimos años

metodologia OKR

Pero, ¿en qué consiste la metodología OKR? 

OKR se define como los métodos y el proceso necesarios para organizar tu empresa a través del sano ejercicio de fijar objetivos individuales y medirlos tanto cuantitativa como cualitativamente. De este modo, se pretende conectar y entrelazar el triángulo básico de objetivos: personales, de equipo y de la empresa. Al igual que en una competición de regata, se trata de que todos los remeros se muevan conjuntamente en la dirección correcta evitando las desviaciones que, al fin y al cabo, provocan ineficiencias y pérdida de esfuerzos.

Dicho de este modo, no parece ninguna innovación en la organización interna empresarial, por lo tanto nos preguntamos: ¿Dónde radica su éxito? Su éxito nace de la transparencia que debe brillar en todo el proceso, ya que los objetivos de cada trabajador de la compañía son públicos, visibles y al alcance de cualquier compañero.

Los “okiardianos” (curioso nombre con el que se conocen los prescriptores de esta metodología) defienden que, con este modelo, los objetivos son compartidos por todo el ecosistema de la empresa. Y no solo eso, sino que las evaluaciones de rendimiento dan un giro completo para dejar de atender a datos fríos e impuestos por un único directivo o responsable, para empezar a analizarse de forma “coral” es decir, discutidas en grupo y considerando con importante cada opinión individual de cada trabajador. Con todo ello se pretende conseguir una visión más global y unificada de los intereses de la empresa.

El proceso de implementación de metodología OKR es bastante sencillo. Lo más habitual es fijar entre 3 y 5 objetivos trimestrales o cuatrimestrales que se verán acompañados por otros 3 a 5 objetivos anuales. Es importante que estas metas sean entendibles e inteligibles por todos los componentes del equipo y sigan un sistema de valoración similar a este: A cada objetivo se le asignan 3-4 puntos clave, que se puntuaran entre 0-1 (0 la más baja, 1 la más alta) y con una nota ideal de entre 0,6 y 0,8. En caso de que los resultados superen esta nota, podemos pensar que la tarea era demasiado sencilla y en caso de que los resultados no obtengan la nota ideal mínima, quizá exista un problema de complejidad en la tarea, por lo que, debiéramos replantear el trabajo. Pero el factor clave es, que todas ellas, nos sirven como información muy útil para redefinir las estrategias y objetivo de la empresa en el corto plazo.

Como vemos, es un sistema tremendamente sencillo que puede ser aplicado tanto en grandes empresas, como en empresas de menor tamaño. Te contamos como puedes aplicar este sistema a la organización interna de tu empresa.

 

Abrir el Executive Summary

 

Veamos un ejemplo práctico de como diseñar un cuadro OKR para una pequeña cadena de cafeterías:

 Ejemplo práctico

Responsable de Cafetería

Objetivo Anual:

  • Triplicar la facturación de la cafetería.  (0,72)

Resultados clave:

  • Firmar acuerdo de descuentos para trabajadores de 4 empresas ubicadas en el perímetro del barrio (0,8)
  • Negociar una baja del 10% las comisiones bancarias (0,6)
  • Reducir la factura energética un 25% (0,4)
  • Implementar un programa de fidelización de clientes (1)
  • Destinar un 1% de la facturación a marketing on-line (0.9)

Camarero de sala

Objetivo mensual:

  • Mejorar la calidad del servicio (0,7)

Resultados clave:

  • Conseguir 10 felicitaciones de los clientes por el servicio prestado (0,4)
  • Reducir un 5% el tiempo de espera desde el pedido hasta la recepción en mesa (0,4)
  • Aumentar la cantidad de propinas un 40%.  (0,7)
  • Tener 0 quejas de clientes.  (1)

Como se puede comprobar en este sencillo ejemplo, los objetivos del camarero están perfectamente alineados con el objetivo del gerente de la cafetería (triplicar la facturación) que, a su vez, contribuye al objetivo general de la compañía.

Como vemos, el sistema y la metodología son bastante sencillos y efectivos para la empresa. A modo de resumen podemos concluir con las  ventajas que este sistema genera para la empresa.

Ventajas del sistema de organización OKR

    1. Mejora la productividad de la empresa. Tal y como se ha definido anteriormente, la metodología OKR nos permite interrelacionar de forma sencilla los objetivos entre todos y cada uno de los departamentos de la empresa, tanto a nivel colectivo como a nivel individual. Por tanto, cada miembro del equipo se debe implicar en la consecución de sus propias metas personales, ya que estás redundan y se acaban reflejando en las metas generales de la empresa. Vemos que se establece el camino para poder alcanzar los retos, evitando la dispersión de esfuerzos, aumentando la productividad individual, contribuyendo a crear un mejor clima laboral y organizacional y, por consiguiente, favoreciendo la cultura empresarial en la que todos sus integrantes forman parte de un “todo” común y compartido.
    2. Diáfano. Si por algo destaca este modelo por encima de todo, es por su diafanidad, es decir, por el alto grado de transparencia que garantiza. Todos los niveles de la empresa, todas sus áreas y todos sus empleados son conocedores en todo momento de los objetivos que persigue la compañía. Y no solo eso, sino que, todos y cada uno de los integrantes de la empresa pueden acceder a esta información de forma sencilla y fácil. Para ello, es clave que la empresa se comprometa a garantizar una comunicación interna efectiva y que ponga toda la información a disposición de los trabajadores.
    3. Flexible. Con OKR el tamaño de tu empresa no importa. Cualquier negocio puede aplicar su metodología, simplemente requiere que la organización se implique en implantar una cultura basada en la consecución de objetivos. Y hace de la adaptabilidad una de sus principales virtudes. Basta con recordar como con un año de vigencia y formada por tanto solo un pequeño grupo de chavales, Google empezó a implementar el sistema OKR.

 Artículos relacionados:

 

Compartir
     
Comentarios (1)
Deja un comentario